Unión y rechazo unánime contra la violencia de género

Pilar Muñoz
-

Herreros preside en la Subdelegación del Gobierno de Ciudad Real el acto del Día Internacional contra la Violencia de Género y censura a quienes pretenden romper la unidad y "se ponen de perfil negando la violencia contra la mujer por solo serlo"

Unión y rechazo unánime contra la violencia de género - Foto: Tomás Fernández de Moya

Una mujer de unos setenta años pide cambios en las leyes, unos pasos más atrás otra, más joven, con la mirada hacia abajo que delata sus sentimientos y emociones y, en medio de las dos, un policía nacional recién jubilado tras 40 años en la calle velando por la seguridad de los ciudadrealeños. Fueron sin pretenderlo los auténticos protagonistas del acto institucional celebrado ayer a las puertas de la Subdelegación del Gobierno de Ciudad Real con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género.
Esas dos mujeres y el policía nacional asistieron al acto como otras personas que acudieron para condenar la violencia y recordar a las víctimas, y fueron protagonistas a su pesar porque son la imagen silenciosa de que se puede salir de esa violencia denunciando y después con ayuda y protección.
La mujer mayor no ha sufrido maltrato, pero clama contra esta violencia, que  sí  ha padecido la más joven, que se encontraba a unos pasos de ella observando cómo se desarrollaba el acto presidido por la subdelegada del Gobierno, María Ángeles Herreros, acompañada de la delegada de la Junta, Carmen Olmedo; de la alcaldesa, Pilar Zamora; y del presidente de la Diputación Provincial, José Manuel Caballero. También se sumaron al acto contra la violencia machista concejales del equipo de Gobierno municipal, y además José Antonio Ruiz Valdepeñas, de Vox, para sorpresa de muchos, apartándose de la línea de su partido.
Unión y rechazo unánime contra la violencia de géneroUnión y rechazo unánime contra la violencia de género - Foto: Tomás Fernández de Moya Diputados y senadores del Partido Socialista y del PP, jefes y efectivos de la Guardia Civil, de la Policía Nacional y de la Local, fiscales, magistrados, el secretario coordinador, Jesús Martín-Gil; y el decano del Colegio de Abogados, Cipriano Arteche, igualmente se acercaron para recordar a las más de mil mujeres asesinadas desde que se tienen registros, más de mil vidas truncadas y 275 menores huérfanos. Todos apelaron por un Pacto de Estado contra la Violencia de Género tras dar testimonio de su compromiso con la igualdad real y mostrar su rechazo a esta violencia que no cesa. Ayer mismo se volvió a cobrar otra víctima. 52 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año. La última víctima es una mujer de 26 años asesinada en Granadilla de Abona (Tenerife) cuando se conmemoraba el Día Internacional contra la Violencia de Género. Su pareja la acuchilló hasta acabar con su vida.
«La violencia machista ha matado a más mujeres y niños que el terrorismo», subrayó la subdelegada del Gobierno en Ciudad Real tras recordar que ya son 1.028 las mujeres asesinadas desde 2003 y 43 los niños que han quedado huérfanos». De ahí la necesidad de «reafirmar nuestro compromiso» para eliminar la violencia machista, remarcó para, a renglón seguido, hacer hincapié en que hay que seguir impulsando medidas y fomentando la educación en valores desde edades tempranas. Herreros puso el acento en la necesidad de no romper la unidad en esta lucha y criticó a aquellos que «se ponen de perfil ante esta realidad porque con ello están negando la violencia contra la mujer por solo serlo».
La subdelegada del Gobierno en la provincia cerró su intervención con el aserto: «No queremos manadas, queremos un ejército de hombres sensibles y conscientes de esta realidad».
Para Herreros, «ninguna sociedad democrática puede permitir que se mate a la mitad de la población y afirmó que la violencia machista es la forma más condenable de prescindir de la libertad de las mujeres» La violencia de género es el resultado de «una ideología basada en la inferioridad femenina», coincidió con la jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno, María Ángeles Pérez Montero, que fue la encargada de leer el manifiesto junto al jefe de Extranjería, José Fuentes.
El documento recoge los datos que evidencian que pese a los esfuerzos realizados hasta ahora, la violencia contra las mujeres persiste hoy día. «Su erradicación  no puede lograrse sin abordar las actitudes sociales que la toleran o justifica», sentenció.
El acto institucional celebrado a las puertas de la Subdelegación del Gobierno con la escalinata repleta de flores para recordar a las víctimas comenzó con la interpretación de la cantante Inmaculada Cotillas y finalizó con la poesía de Luis Díaz Cacho.