Los estudiantes de Religión se han reducido en más de 9.000 durante los últimos cinco cursos

M. Chaves
-

El número de alumnos matriculados en los centros de enseñanza de la provincia de Ciudad Real a lo largo de este periodo solamente ha disminuido en 5.985, según datos de la Diócesis

Niños dando clase en un colegio de la capital - Foto: /Fotos Rueda Villaverde

Los alumnos de la provincia de Ciudad Real que están matriculados en clase de Religión Católica se han reducido en 9.157 a lo largo de los últimos cinco cursos escolares frente a un descenso total del número de estudiantes que en este periodo se situó en 5.985, según indican los últimos datos facilitados a este diario por la Diócesis.
De esta forma, los jóvenes que estudiaron esta materia durante el ejercicio 2012-2013 ascendieron a 48.188 tanto en los centros públicos como privados frente a los 57.345 que lo hicieron en el curso 2006-2007; mientras, el alumnado global pasó de 70.315 a 64.330 en este mismo espacio de tiempo. Aun así, la provincia de Ciudad Real sigue contando con un porcentaje de inscritos en estas clases de casi el 75 por ciento; algo que, según indicó el delegado diocesano de Enseñanza, Jesús Abad, sigue representando un valor «significativo» a pesar de que hace cinco cursos el mismo ascendió al 81,5 por ciento.
En lo que se refiere a las distintas etapas educativas, Abad reconoció que tanto Infantil como Primaria arrojan los datos más positivos y que, como tal, es donde menos problemas se está encontrando la Diócesis de Ciudad Real; así, y pese a experimentar un descenso porcentual cercano a los cinco puntos en los últimos cinco cursos, ambas están alrededor del 91 por ciento de pequeños que deciden, junto a sus padres, formar parte del alumnado que se decanta por la opción de la Religión.  No obstante, las complicaciones llegan en las etapas posteriores y tanto la Educación Secundaria Obligatoria como el Bachillerato suman porcentajes muchos más reducidos y un descenso más preocupante de los escolares en los últimos ejercicios. De hecho, el  ejercicio académico que concluyó el pasado mes de junio dejó un 55,74 por ciento de matriculas en Enseñanzas Católicas para la ESO frente al 61,4 que se cifró cinco años antes. Por su parte, los adolescentes que estudiaron alguno de los dos cursos de Bachillerato y que participaron en estas clases solamente representaron el 32,39 por ciento del total general frente al 49,32 del curso 2006-2007.

Más información en la edición impresa.