#quédateencasa...

Patricia Vera
-

... Que yo te lo llevo: ese es el espíritu de los negocios que están inventando sobre la marcha su servicio de entrega a domicilio para servir a la creciente demanda de alimentos durante la cuarentena

#quédateencasa... - Foto: Tomás Fernández de Moya

La compra online con servicio a domicilio no sirve para satisfacer actualmente toda la demanda. Algunos supermercados han suspendido sus envíos y otros tienen tal aluvión de pedidos que tienen que priorizar ya desde el acceso a la web y por supuesto en el reparto, que puede alargarse hasta 10 días. Tanto es así que los pequeños comercios están buscando la manera de hacer llegar a sus clientes todo lo necesario.
Las tiendas de alimentación del Grupo Cooperativo Montes Norte son unos de ellos. Aunque tienen venta online desde hace tiempo, esta situación ha supuesto el despegue definitivo. Así lo cuenta María Amores, responsable de Comunicación del grupo, que intenta que sus clientes «no renuncien a sus productos de siempre y hagan su vida lo más normal posible». Por eso, ofrecen compra en su web, pero también por teléfono para aquellos, sobre todo mayores, que no se manejan en las nuevas tecnologías.
Del reparto, que antes era una actividad propia, se ocupa ahora una empresa de mensajería, que recoge diariamente y entrega en 24 o 48 horas. Montes Norte repercute únicamente el coste del envío. También ofrecen recogida en tienda, para evitar aglomeraciones y tiempo de estancia en el establecimiento. Venden aceite, vinos y alimentos de otros productores cercanos. «Los agricultores siguen trabajando para alimentar al mundo y es nuestra responsabilidad social atender a la gente», un servicio que se combina con la apertura al público por las mañanas de todas sus tiendas en las diferentes localidades.
#quédateencasa...#quédateencasa... - Foto: Rueda VillaverdeLas fruterías también se han apuntado a ello, llevando al límite un servicio que antes era puntual, para clientes habituales que no podían valerse por sí mismos, y que han visto explotar en los últimos días. Frutas Arema y Frutas Mary y Caito, ambas en el mercado de abastos, son algunas de las que ofrecen este servicio: se hace el pedido por teléfono o WhatsApp y al día siguiente los propios dueños de los negocios se ocupan de llevarlo casa por casa, con todas las medidas de seguridad, datáfono incluido para evitar el pago en metálico.
Sebastián Arema, de Frutas Arema, asegura que el 80% de sus ventas son por su servicio a domicilio, que a veces le lleva a servir de una tacada a varios vecinos de un bloque. Se ocupa él mismo de todo: prepara los pedidos a primera hora de la mañana y los sirve cuando cierra su puesto en el mercado. Llega hasta Miguelturra, La Poblachuela y Poblete; no cobra nada por el envío y ni siquiera acepta propinas.
Igual actúa Maribel Calle, de Frutas Mary y Caito, que ha visto que el boca a boca ha viralizado su servicio. La llaman sus clientes habituales, pero también mayores que no pueden salir y familias con hijos. «Cargaron de carne y pescado, que se puede congelar, pero la fruta y la verdura no aguanta más de una semana y hay que comprar», explica a La Tribuna. Dedica de 14.30 a 17.00 horas aproximadamente, cada día, y mantiene tanto los precios de la mercancía como el coste del envío, que es cero, y también sin propinas. «Mientras pueda, seguiré haciéndolo», afirma convencida de que está prestando un servicio de gran interés. Llega hasta Miguelturra y Poblete: «Más lejos entiendo que tienen sus tiendas y es donde tienen que comprar, en los pequeños comercios», afirma.