Aguar la pasión

Nieves Sánchez
-
Aguar la pasión - Foto: Pablo Lorente

La probabilidad de que llueva el Jueves y el Viernes Santo es del cien por cien. La hostelería y las hermandades son las que más se juegan en estos días de mirar y volver a mirar a un cielo que empieza a cubrirse de nubes a partir de hoy

En el cielo de la ciudad con vistas a la catedral, Álvaro y Ricardo González de Yubero miran al horizonte, hacia las nubes que ya se acercan y las que están por venir. Hermanos, jóvenes y penitentes de la Hermandad del Santo Entierro, son cofrades desde niños. «Da lluvia y mucha para el Viernes Santo que es cuando nosotros procesionamos, pero que le vamos a hacer, esto es así». No son de los que lloran si el cielo agua la Pasión. «Será porque mi padre nos ha educado así, si salimos bien si no, no pasa nada. Unos años llueve y otros no, pero es cierto que da mucha pena porque estamos trabajando todo el año para luego al final no poder procesionar».
Mirando al cielo están todos hoy, costaleros, mantillas, músicos y nazarenos, deseando que las nubes den un poco de tregua y los pasos se puedan lucir. «No podemos arriesgarnos porque los palios se pueden destrozar, incluso es peor el viento que la lluvia, por eso con que una hermandad vote para la porcesión del Viernes Santo que no se sale, no se procesiona». Recuerdan que a ellos el agua les ha impedido salir en procesión cuatro años. «Se habla entre nosotros del tiempo y hay gente que lo pasa mal, pero no es una obsesión».
La cuestión es que el cielo aguará la Pasión. La Agencia Estatal de Meteorología confirma la llegada de un frente atlántico que atravesará toda la Península Ibérica provocando chubascos a partir de esta noche, lluvias que podrían extenderse hasta el domingo.
El Jueves Santo se intensificarán los chubascos y las tormentas en gran parte de la Península debido a la borrasca atlántica. Además, habrá un descenso térmico significativo en algunas provincias. En Ciudad Real la probabilidad de lluvias es del cien por cien tanto para mañana como para el viernes. La explicación a esta situación se encuentra en el anticiclón que se ha desplazado ligeramente al sur lo que abre la puerta a la llegada del agua, lluvias que no vendrán acompañadas de frío, salvo una ligera caída de temperaturas fruto de las nubes. De hecho, hoy se esperan máximas de 27 grados que caerán por debajo de los 20 grados a partir de mañana.
De confirmarse este escenario de lluvia podrían producirse chubascos también el sábado y el domingo, pero será necesario esperar a que avance la semana.
La nubosidad irá aumentando por el oeste debido a la llegada de ese frente atlántico, que dejará precipitaciones primero en Galicia y, después, en la mitad occidental y Canarias.
La suerte se puso de cara de las hermandades en la primera parte de la Semana Santa, con sol y buen tiempo, pero en esta segunda parte de la Semana de Pasión, el centro de la borrasca se situará, según la Aemet, en el suroeste peninsular.
A partir del Viernes Santo, la incertidumbre respecto a la evolución atmosférica es muy elevada debido a la imprecisión en la localización de esta borrasca por los modelos de predicción, por lo que los cofrades tendrán que seguir mirando al cielo esperando huecos abiertos entre las nubes.
Es la hostelería, el comercio y las hermandades, que llevan todo el año preparando y realizando grandes inversiones en su patrimonio religioso los que más se juegan estos días. «Pero el tiempo es cíclico, y hay que tomarlo como viene», recalcan los cofrades.