Obispado y Diputación reformarán cuatro templos religiosos

Laura Buitrago
-

Los 50.000 euros que moviliza el acuerdo que se firma cada año entre las dos instituciones se repartirán este año entre parroquias de El Robledo, Peralbillo, La Viñuela y Las Casas

Obispado y Diputación reformarán cuatro templos religiosos

Esta semana se ha producido uno de los momentos más esperados para el patrimonio religioso de la provincia con la firma del acuerdo anual entre la Diputación Provincial y el Obispado de Ciudad Real en el que la primera institución cede a la segunda una partida de 50.000 euros que, como ya es habitual, se destinará a la reforma de aquellos templos que requieran de un proceso «de chapa y pintura».
En esta ocasión, el responsable diocesano de Obras, Rafael Melgar, informa de que serán cuatro las parroquias que se beneficiarán de esta inyección económica que se repartirá en dos partidas de 20.000 euros y otras dos de 5.000.
Las primeras se destinarán a la reforma del tejado del templo de Peralbillo y a la construcción de un pequeño centro parroquial al lado de la iglesia de Santa Catalina, localizada en la pedanía ciudadrealeña de Las Casas. Este último, para el que Melgar señala que el Obispado aportará casi una cuarta parte de los 85.000 del presupuesto total del proyecto, responde a «una necesidad demandada de más espacio para ejercer la catequesis de los niños» e incluirá un servicio de almacén y un despacho para cuestiones administrativas.
Una de las partidas de 5.000 euros será para la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en El Robledo, donde se acometerá el arreglo de fisuras interiores, se sellarán ventanas y se incorporarán unas plataformas de hierro para sujetar el muro de la fachada principal, dañado por una grieta de grandes dimensiones. El dinero restante irá a parar al templo de La Bienvenida, situado en La Viñuela, pedanía de Almodóvar del Campo, y en la que se reformará el tejado de la cubierta y el tabique de la espadaña.
requisitos. A la hora de seleccionar a estos cuatro edificios religiosos de entre todos los que solicitaron la ayuda económica se dio «prioridad a los que necesitaban una actuación de urgencia», resalta en declaraciones a La Tribuna Melgar, que a la vez incidió en que desde el Obispado prestan más atención a cuestiones de mantenimiento que a razones estéticas o de ornamentación. Además, en el caso de La Bienvenida, Melgar subraya que «es una cuestión de preservación del patrimonio religioso, algo que cada vez cuesta más en los lugares más olvidados».
Estas aportaciones servirán como punto de partida para que los responsables de los templos comiencen a pedir los permisos de obra correspondientes a los Ayuntamientos y a presentar presupuestos a las empresas constructoras, «ya que toda la gestión de los proyectos es responsabilidad de los mismos». No obstante, el responsable diocesano señala que, «si todo sale bien, entre diciembre de este año y enero del próximo podremos ver el inicio de algunos de estos trabajos».
De forma paralela a las anteriores, Melgar informa que el Obispado tiene en mente otros proyectos de obra como el arreglo del pórtico de la parroquia de Socuéllamos o la ampliación de un pequeño centro pastoral en Malagón, así como también están en proceso pequeñas obras de mantenimiento en otros espacios religiosos.