La carne de caza, sin cotizar por falta de acuerdo

Ana Pobes
-

El presidente de Asicazza afirma que se estudian criterios para marcar precios

La carne de caza, sin cotizar por falta de acuerdo - Foto: Pablo Lorente

Industriales y productores no llegaron a ningún acuerdo sobre el precio al que debería cotizar la carne de caza en la pasada lonja, celebrada el día 20 de septiembre bajo el escaparate de la Feria de la Caza, Pesca y Turismo (Fercatur). El motivo de esta discordia, según comentó el presidente de Asicazza, Florencio Rodríguez, es que «se están planeando modificaciones de cara a introducir en la lonja criterios para marcar precios de referencia en función de distintos parámetros».      
En declaraciones a La Tribuna, Rodríguez insistió en que la falta de cotización «obedece a acuerdos contractuales entre ambas partes y que no corresponden a la lonja», por lo que eso es lo que ha llevado a que la carne de caza no tenga precios de cotización al menos hasta la celebración de la próxima Mesa de la Lonja de Ciudad Real,  que tendrá lugar el 16 de  octubre. Hasta entonces, productores e industriales venderán y comprarán la carne de caza al precio que estimen más oportuno.
Por su parte, representantes del sector comercializador señalaron  la importancia que tiene para los industriales que se aprueben criterios que marquen las distintas calidades que puede tener la carne de caza. Criterios a los que por el momento no se ha llegado a ningún acuerdo, por lo que en la última lonja celebrada la carne quedó sin cotización, algo que «rara vez ha ocurrido desde que existe la Mesa de la Lonja». Tanto Asicazza como productores y comercializadores confían en llegar a un acuerdo sobre el precio de la carne de caza en la próxima Mesa, pues eso significará que  se han establecido unos criterios para marcar los costes con el consenso de ambas partes.
Cabe recordar que en la mesa de carne de caza celebrada a la anterior del 20 de septiembre, la carne de ciervo (canal) cotizó a 2,75-3,05 euros el kilo; la de jabalí a 0,70-1,00 y la de gamo a tres euros el kilo. Por su parte, la carne de cozo se pagó a tres euros el kilo y la de muflón entre 0,60 y un euro.