La música de la palabra

Diego Farto
-

El director del Coro de la Diócesis de Roma, Marco Frisina, tomará parte en el I Congreso de Música Sacra de Ciudad Real

Marco Frisina - Foto: LT

Marco Frisina (Roma, 1954) es actualmente el  director del Coro de la Diócesis de Roma y autor de numerosas obras para la liturgia y referente musical en el Vaticano. Antes de su participación en el I Congreso de Música Sacra, que se celebrará el sábado organizado por la pastoral universitaria, responde por email a un cuestionario.

 

Llega a Ciudad Real para participar en I Congreso de Música Sacra ¿Necesita esta música de un congreso? ¿Por qué?
El tema de la música sacra es muy complejo y al mismo tiempo importante para entender el mensaje cristiano de la música. Es cuestión de investigar el vínculo entre la música y la interioridad del hombre sobre el significado que ésta puede tener en la expresión de los sentidos y las emociones que el hombre vive y comunica. Además, en la liturgia de la Iglesia, la música tiene un papel central e interactúa de forma significativa en la celebración convirtiéndose en parte integrante de ella. La elección de los textos y el tipo de melodía utilizada en la música sacra son muy importantes para cumplir eficazmente su finalidad, que siempre consiste en la gloria de Dios y la santificación de los hermanos. Estos objetivos deben lograrse a través de una formación litúrgica y musical que sea capaz de suscitar la participación del pueblo de Dios y, al mismo tiempo, de dar gloria a Dios a través de una música artísticamente alta. Por último, me gustaría recordar que sería más apropiado hablar de música litúrgica sacra que simplemente de música sacra para evitar el malentendido de que la música de contenido «sagrado» pero no apropiada para la liturgia también puede ser considerada esa también música litúrgica.

 

En la organización del congreso participa el Centro de Investigación y Documentación Musical de la Universidad de Castilla-La Mancha, con una larga trayectoria rescates de repertorios religiosos, ¿están los archivos de Roma preparados para ese tipo de investigaciones?
En Roma hay archivos históricos de música, como los del Vaticano y de Letrán, y hay centros de investigación musicológica en algunas Universidades italianas, pero no sé si hay centros especializados para la preservación de los repertorios religiosos.

 

Hay también una música religiosa nueva, a la que usted contribuye de forma notable, ¿cómo es la música sacra del siglo XXI?
La música sacra del siglo XXI  es simplemente la que sigue cuidadosamente las indicaciones del Concilio Vaticano II y de los Praenotanda de los libros litúrgicos. Es además la que puede reinterpretar la tradición en los lenguajes contemporáneos sin olvidar los valores fundamentales tanto de la música como de la liturgia. Es cuestión de reformular las normas clásicas para que el hombre contemporáneo pueda expresar su fe a través de la música litúrgica. Durante estos cuarenta años de actividad e investigación en este campo, he intentado y sigo intentando proponer una nueva y al mismo tiempo antigua manera de componer música para la liturgia, como nos dice el Evangelio: «El dueño  de casa saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas».


¿En qué medida esta música participa también de las corrientes de la actual ‘música culta’?
Es inevitable que la música litúrgica comparta los lenguajes contemporáneos «eruditos», pero de una manera peculiar. La celebración litúrgica no es un concierto y esto restringe la expresividad del compositor para hacer de sus composiciones una obra alta y al mismo tiempo comprensible para el mayor número de personas que formen parte de la asamblea. Entonces la simplicidad, que no debe ser banalidad, se convierte en una característica fundamental. Esto no implica que no sea posible elaborar parte de estas composiciones de una manera más compleja y artísticamente interesante, pero siempre teniendo en cuenta el género particular de la música para la liturgia.

 

En el concierto del congreso va a interpretar Prefiero el Paraíso, ¿cómo surgió esta composición?
Esta composición ha sido concebida como un comentario musical para una película sobre San Filippo Neri, en una escena que representaba un momento de fiesta de los niños del oratorio de San Filippo. El canto, que quería expresar la alegría y el entusiasmo típico del Santo, tuvo una amplia difusión especialmente entre los niños, pero también los adultos apreciaron inmediatamente su simplicidad e inmediatez.

 

 Va a dirigir a la Orquesta Filarmónica de La Mancha, ¿cómo han sido los ensayos ‘a distancia’?
Todavía no he conocido a los músicos, pero creo que se han preparado muy bien, y estoy seguro de que juntos haremos un precioso evento de fe y música para los amigos de Ciudad Real.