El camino hasta detener el párkinson

HIlario L. Muñoz
-

La facultad de Medicina de Ciudad Real continúa sus investigaciones para encontrar elementos que marquen el inicio de la enfermedad con el objetivo de lograr un diagnóstico temprano antes de que comiencen los temblores

El camino hasta detener el párkinson - Foto: Rueda Villaverde

El párkinson no es quizá tan conocida como otras enfermedades neurodegenerativas y los avances se hacen con cuentagotas, buscando asentar una gran base sobre el conocimiento de la enfermedad. Del mismo modo, los diagnósticos ocurren cuando la enfermedad presenta sus efectos más visibles, el temblor característico en el cuerpo. De hecho hasta hace pocos años no se sabía su avance durante décadas, con la pérdida del olfato o los problemas del sueño REM, aspectos que marcan que empiezan una serie de cambios patológicos y a faltar dopamina, una sustancia química que según se va reduciendo en el cerebro provoca los característicos temblores. Esa pérdida del olfato es un elemento que se investiga desde hace años en la facultad de Medicina de Ciudad Real donde recientemente han publicado un estudio que demuestra la pérdida de neuronas derivada de la concentración de la alfa-sinucleína, una proteína que se estudia para conocer cómo funciona y su presencia puede servir como marcador de que una persona tiene párkinson.
La publicación se fundamenta en un estudio realizado sobre ratones, con un grupo de ratones transgénicos que simulan la enfermedad y otro de ratones control que ha sido publicado en Acta Neuropathologica Communications, por el grupo de Neuroplasticidad y Neurodegeneración de la facultad. A estos ratones se le ha inyectado dicha proteína y se ha descubierto que «puede provocar una neurodegeneración», una pérdida de neuronas, apuntó la investigadora Alicia Flores. Además se analiza si podría tratarse de una proteína que funciona como un prión, puede transmitirse por la sinapsis, ya que en el estudio y de forma preliminar se ha comprobado que es «capaz de desplazarse del sitio de inyección al lado contrario del cerebro», dijo. Se trata de una posibilidad, ya que ese estudio necesitaría una muestra mucho más amplia para saber si «esa proteína es capaz de saltar de una neurona a otra», de tal manera, que pudiera servir como marcador real de la enfermedad.
El estudio de la facultad de Medicina incide en una parte poco analizada sobre el párkinson como es la pérdida de neuronas en el cerebro. Estos análisis suelen centrarse en la llamada sustancia negra, el espacio encargado de producir dopamina, mientras que el grupo de Ciudad Real ha realizado sus estudios en el área olfativa. «En el ratón hay una bajada», afirmó Flores, quien expuso los detalles de la nueva publicación junto a su compañera Isabel Úbeda.
El camino hasta detener el párkinsonEl camino hasta detener el párkinson - Foto: Rueda VillaverdeEl siguiente paso de esta investigación es continuar con modelos de cerebro humanos, para lo que la facultad tiene las donaciones que recibe de bancos de cerebro, tras aprobarse el proyecto y concursar para recibir sus solicitudes, pequeños fragmentos de la zona olfativa del principal órgano humano, como la amígdala. «Lo que vamos a hacer es usar de control el tejido de un paciente con párkinson, que tiene la proteína, y ver si hay más o menos neuronas comparada con un tejido control que no la tiene».
«Esto es una investigación básica que intenta averiguar cuál es el origen de la enfermedad, ir dando pequeños pasos para ver cómo actúa la proteína, ya que a la larga puede ser importante», comentó Úbeda, quien expuso que esta investigación se trata de «un trabajo en equipo» de todos los investigadores del mundo y que asientan aspectos para los investigadores clínicos, los que trabajan con pacientes. «El sistema olfativo puede dar muchas pistas en el transcurso de esta enfermedad al ser de lo primero que está afectado», recordó Úbeda, antes de avanzar que el siguiente estudio, con humanos, lo realizará una doctoranda de la facultad.
 


Más fotos:

El camino hasta detener el párkinson
El camino hasta detener el párkinson - Foto: Rueda Villaverde
El camino hasta detener el párkinson
El camino hasta detener el párkinson - Foto: Rueda Villaverde