Cañizares afirma que "ediles de Cs no acatarán el pacto"

M. Sierra
-

El presidente provincial del PP asegura que en algunos municipios hay concejales de Cs que han seguido negociando con el PP a pesar de las directrices generales, y en esta línea invitó a los ediles de Ciudad Real a retomar las negociaciones

Rueda de prensa de Paco Ñuñez y Frasncisco Cañizares - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Retomar las negociaciones previas al acuerdo entre PSOE y Ciudadanos. Esa es la invitación que el presidente regional del PP, Francisco Nuñez, hizo a primera hora de la mañana de ayer, a poco más de 24 horas para la constitución de los ayuntamientos. El objetivo, volver a poner en marcha la hoja de ruta adecuada a la formación de «gobiernos de crecimiento económico y de bajada de impuestos». 
Nuñez hizo estas declaraciones en la sede popular de Ciudad Real, donde reconoció que no entiende las «prisas» de la formación naranja de cerrar acuerdos en la jornada del jueves, cuando ya se estaban llegando a dichos acuerdos con el PP tanto a nivel regional como local. 
Para el responsable regional del PP, que acusó a Ciudadanos de «arrojarse a los brazos de la izquierda», este acuerdo lo que ha hecho es provocar «el malestar de muchos representantes de  este partido que se sienten engañados» porque iban en listas municipales «pensando que pertenecían a un partido de una ideología  de centro-derecha» y que ahora se encuentran «apuntalando gobiernos de izquierdas».
De que ya estaban cerradas casi las negociaciones entre el PP de la capital y Ciudadanos habló Francisco Cañizares, presidente provincial del PP y candidato a la alcaldía de Ciudad Real. Según sus cuentas, la primera de las negociaciones tuvo lugar cinco días después de las elecciones, y de ésta salí el proyecto que «Eva Masía presentó a la dirección nacional el pasado 31 de mayo». Un pacto, subrayó, que no incluía la alcaldía, y que se ha visto frustrado por el giro político que traía consigo el encuentro entre   Albert Rivera y Emiliano García-Page, que según el popular no responde a ideologías, sino a «intereses políticos personales». Acusaba así a Rivera de confirmar con este pacto que la agrupación naranja sigue siendo «bisagra» para gobernar. Y de hacerlo de la mano de un aliado único, García-Page, por su relación con Pedro Sánchez.
Minutos antes de que en la capital    la socialista Pilar Zamora y la candidata de Ciudadanos Eva Masía confirmaran que compartirían el Ayuntamiento de Ciudad Real, Cañizares, pedía a los «tres ediles» de Cs en la capital que recapacitaran, que «no se dejaran manipular» por la dirección del partido.  Una línea que aseguró sí han seguido algunos concejales de esta agrupación que también son llave en otros municipios de la provincia, «y que han seguido negociando con el PP», desobedeciendo a la disciplina del partido.