La calidad de la Berenjena se antepone a su producción

Laura Buitrago
-

A una semana de octubre y poco tiempo de finalizar la campaña de recogida, la IGP señala que «será difícil» alcanzar los dos millones de kilos de berenjena previstos

La calidad de la Berenjena se antepone a la producción - Foto: RUEDA VILLAVERDE

La campaña de recogida de la Berenjena de Almagro dio, a principios de julio, el pistoletazo de salida con buenas expectativas tanto en el terreno de la calidad como en el de la producción. Sin embargo hoy, a pocas semanas de que la recolección llegue a su fin, las previsiones apuntan a que solo se cumplirá una parte de lo esperado.
Así lo declaró a La Tribuna el presidente de la IGP Berenjena de Almagro, Ramón González, que destacó que la cosecha de este año presenta un producto de una calidad óptima a causa de la escasez de lluvias durante la primavera, condición que hizo que las enfermedades y plagas que normalmente apagan y debilitan a la planta, como la araña roja o la oruga, se mantuviesen al margen.
No obstante, si bien mantiene que «en ese aspecto no podemos tener ninguna queja», incidió en que la positividad se desvanece en lo que concierne al volumen de producción de la berenjena.
Con respecto a esto, el responsable del Consejo Regulador relató que la recogida, hasta el momento, ha cosechado una cifra aproximada a los 1.200.000 kilos de producto. Unos números que, a pocas semanas de que la campaña termine, permite poner en duda que se alcancen los 2.000.000 kilos de berenjena previstos para este año y que, por el contrario, sí se alcanzaron en 2018.
«Cuando empezamos con la recolección la primera semana de julio, las previsiones eran muy positivas», relató González. En este punto, además, hizo hincapié en que este año comenzaron a recolectar antes que en otras ocasiones.
Sin embargo, con el paso de los meses ese buen sabor de boca inicial comenzó a desaparecer cuando los kilogramos recogidos no se correspondían a lo esperado. De hecho, el presidente de la IGP resaltó que «a día de hoy, no llegamos a los kilogramos correspondientes a la siembra hecha por los agricultores ni a lo contratado con las fábricas». Pese a esto, añadió que esta problemática no es una cuestión que afecte en exclusiva a la Berenjena de Almagro, sino que otros cultivos, como la aceituna o la uva, se encuentran en la misma situación. «No somos los únicos, todo el sector se ve afectado», remarcó.
posibilidades. Con vistas a lo anterior, las esperanzas de la IGP se vuelcan en la posibilidad de alargar la temporada de cosecha hasta la última semana de octubre. Algo que, según incidió el máximo responsable del Consejo Regulador, dependerá de que se den unas buenas condiciones climatológicas.
«Si el tiempo acompaña, de aquí a finales del próximo mes podremos acercarnos a lo que teníamos previstos», puntualizó González, a la vez que subrayó que, de darse el caso contrario, tendrán que adelantar el final de la campaña a las primeras semanas de octubre, lo que supondría un inevitable detrimento.
Por tanto, el presidente de la IGP concluyó que, de cara al final de la campaña de recogida de la Berenjena de Almagro correspondiente a este año, «alcanzar las cifras previstas va a ser difícil, y superarlas imposible, pero al menos esperamos acercarnos a esos 2.000.000 de kilos».