Paco Ureña y David de Miranda, a hombros en Almodóvar

Rafael Zaldívar
-

Corrida de escasa presencia de Torreherberos-Torrehandilla que resultó floja y manejable

Paco Ureña y David de Miranda, a hombros en Almodóvar - Foto: Ana Muñoz

El triunfador numérico de la tarde fue David de Miranda que cortó un total de tres orejas a su lote. En el tercero de la tarde, un toro de escasa presencia, castaño, lo recibió aplaudido por delantales. Tras un picotazo como a casi toda la corrida y un quite a la espalda, comenzó la faena por estatuarios y por alto, saliéndose hacia el centro del anillo. El astado fue repetidor y acompañó el viaje en varias series que fueron a más en los naturales. Tuvo más vibración la segunda parte de la faena que terminó a pies juntos entre aplausos. Estocada trasera del toro que brilló encastado. Dos orejas. En el sexto, pases por alto, sin enmendarse a un toro con más presencia, pero muy distraido y 'mansito'. Pinchazo y estocada caída. Oreja. 

El triunfador de cara al aficionado fue Paco Ureña que, en el quinto de la tarde, hizo lo demás valor a un toro que toreó con suavidad y temple; lo llevó embarcado con mucho mimo en tandas cerradas con el obligado de pecho. Gustó Ureña que está en un momento espléndido porque le dio los tiempos al astado y echó la muleta al hocico y giró sobre los talones. Toreó a cámara lenta a un apagado enemigo que vino a menos. Gustó al aficionado en Almodóvar. Pinchazo y media cortando la oreja. En el segundo, un castaño, estrecho de sienes, chico, le dio tres lances por el lado izquierdo y el toro presentó signos de debilidad. Muletazo por alto, redondos y en el de pecho se echa. A pesar de la nobleza dio la sensación de poca importancia. Ureña dio pases de buen trazo en especial, la serie final, con la zurda. La estocada final fue defectuosa. Se le premió con otra oreja. 

A Curro Díaz le tocó el peor lote y además no anduvo fino con el estoque. Al primero de la tarde, muy flojo, que dobló las manos en los primeros compases, Curro lo intentó pero el 'marmolillo' se vino abajo. Tres pinchazos y palmas. En el cuarto, un colorado de poca presencia, que hizo algún extraño en el capote, brindó al público. Buenas series en redondo obligando al cornúpeta para que pasara. Todo lo hizo él y quedó en saludos ya que pinchó por dos veces y descabelló otras dos. El toro fue pitado en el arrastre. 

Paco Ureña y David de Miranda, a hombros en AlmodóvarPaco Ureña y David de Miranda, a hombros en Almodóvar - Foto: Ana Muñoz

Paco Ureña y David de Miranda, a hombros en Almodóvar
Paco Ureña y David de Miranda, a hombros en Almodóvar - Foto: Ana Muñoz