Cuatro ejemplos de superación

SPC
-
Cuatro ejemplos de superación - Foto: DENIS BALIBOUSE

Una actriz, un cantaor, un modelo y un estudiante con Síndrome de Down relatan a un grupo de niños cómo han cumplido sus sueños, porque «todos somos iguales, somos como vosotros»

Con motivo ayer del Día Mundial del Síndrome de Down, la asociación española sobre esta anomalía congénita organizó un coloquio en el que 250 niños de entre 7 y 12 años del Colegio Esperanza de Madrid participaron en un encuentro con cuatro personas con síndrome de Down «cuyas vidas son un ejemplo de superación personal»: una cantaor flamenco, una actriz de televisión, un modelo publicitario y una estudiante.
Cristina, de 39 años fue la primera en hablar, detallando todas las inquietudes que la convierten en algo parecido a una artista renacentista. Además de actriz, ha escrito poesía y relatos, y también ha hecho teatro. «Vamos, que hago muchas cosas», resumió, porque «todos somos iguales, somos como vosotros».
El testigo lo recogió Raúl, cordobés de 36 años, trabajador en una empresa de café, nadador y, eventualmente, modelo publicitario. «Gracias a estas experiencias me hicieron entrevistas en televisión y en radio», explicó a un público que se mostró, en todo momento, silencioso y respetuoso con los oradores. 
Después de Raúl llegó el turno de su paisano Manolo, de 35 años, al que de chiquito le entró el duende del flamenco por influjo parental. «Mi padre era aficionado y le dije que quería cantar y aquí estoy», relató y añadió que canta donde le dejan, en ferias, fiestas y eventos, siempre que su trabajo de auxiliar administrativo y el fútbol, su otra pasión, se lo permiten. 
La joven Carmen, madrileña de 23 años, fue la última en intervenir, aunque su mensaje caló entre la chavalería. «Estudiar es lo más importante que hay que hacer», trasladó a los escolares. Mientras realizaba un grado formativo de Farmacia, se convirtió en una pionera al pasar seis semanas en Portugal con el programa de movilidad Erasmus. «Los sueños se pueden cumplir con mucha dedicación y con una buena formación». 
El Síndrome de Down, también conocido como Trisomía 21, es una anomalía cromosómica que afecta a un grupo de personas y que lleva asociada, en menor y mayor grado una discapacidad intelectual y, en algunos casos, patologías o enfermedades asociadas. A pesar de que existen rasgos físicos comunes en todos ellos, cada persona es diferente genéticamente, y son muy distintos unos a otros. A falta de datos oficiales, una demanda que llevan persiguiendo distintas asociaciones en el país, se estima que en España hay unas 35.000 personas con Síndrome de Down, de los cuales más de 5.000 serían niños.
una tierna campaña. Además de este encuentro con los menores, Síndorme Down lanzó esta semana la campaña La suerte de tenerte, un vídeo que pretende ser un homenaje a lo que aportan las personas con este síndrome a su entorno: felicidad, protección y amistad. 
En el anunció, una pequeña de cuatro años lo tiene claro. «Mi hermano es el mejor del mundo. Me cuida y me hace feliz», afirma la niña, mientras corre a los brazos del joven. Después caminan cogidos de la mano y entran en el metro. Con una voz más trist, la menor reconoce que hay gente que mira raro a su hermano, «pero eso es porque no le conocen bien. Mi hermano es perfecto tal y como es. Ojalá todos los niños tuvieran mi suerte».
Down España espera conseguir que la campaña sea un éxito viral y alcance el millón de visualizaciones. El objetivo, según indicó la organización, es que la sociedad conozca de cerca a las personas con este trastorno genético y las incluya en su entorno como alguien más.