Campeonas de vida y deporte

M.L
-
Campeonas de vida y deporte - Foto: Pablo Lorente

Gemma Arenas y Diana Sánchez participaron ayer en una mesa redonda organizada por el Ayuntamiento con el fin de visibilizar el papel de la mujer en el ámbito deportivo

Esfuerzo, sacrificio, lucha, satisfacción, recompensa, meta. Son algunas de las palabras que siempre están presentes en la cabeza de dos campeonas, dos deportistas naturales de la tierra que son referentes dentro y fuera del ámbito deportivo: Gemma Arenas, atleta, y Diana Sánchez, jugadora profesional de voleibol. Ambas participaron esta tarde en la mesa redonda organizada con motivo de las actividades del Día Internacional de la Mujer y que se desarrolló en el antiguo casino con el lema ‘Mesa de Campeonas’. Su objetivo: ayudar a compensar la desigualdad en el ámbito deportivo y romper techos de cristal.
Diana, natural de Socuéllamos, cogió las maletas con tan sólo 14 años y se fue a labrarse su futuro profesional en el ámbito deportivo. Persiguió el sueño que tenía en su cabeza y, apoyada principalmente por su hermano, ha sumado ya varios hitos a su palmarés deportivo, como el de ser internacional absoluta en más de 150 ocasiones con la selección española o ser elegida tres veces consecutivas mejor jugadora de la provincia de Ciudad Real.
A su lado, Gemma Arenas, natural de Almagro, cosecha logros deportivos como el de ser campeona de la Copa del mundo de Ultra Sky en la Ultra Pirineu en 2016 y Subcampeona en el Campeonato del Mundo de trail en Escocia en 2018. En su caso, se introdujo en el mundo de la competición a mayor edad, ya casada y con hijos. Ahora tiene a su familia como sus principales aliados para sumar victorias.
Pero en la mesa redonda no sólo hablaron de las metas que han alcanzado en el ámbito deportivo, también de sus esfuerzos, su dedicación, su constancia, el tiempo que restan a su familia o el papel que tiene la mujer en el deporte y la importancia de visibilizar a las mujeres deportistas.
«Nos estamos haciendo un hueco, yo soy más mayor y no lo voy a pillar, pero espero que la gente que venga detrás tenga la misma visibilidad que tienen los deportes masculinos. Entrenamos lo mismo, es igual de bonito y nos merecemos un hueco. Normalmente no se ven partidos de chicas ni deportes femeninos, es muy difícil que se vea, pero poco a poco se va escuchando más a las chicas deportistas y hay muchas mujeres que hacemos deporte. Eso es lo que importa, que tengamos igualdad de condiciones», afirma Diana, que actualmente juega en el equipo de voleibol de su localidad natal y que reconoce que tienen la suerte de tener a la afición local repartida entre el fútbol y el voleibol.
«En la carrera yo corro lo mismo, por los mismos sitios, no me dan más facilidades. Estamos luchando igual y todo tiene que ser igual: los premios, la prensa, las fotos y todo», agrega Gemma en relación a los estereotipos que se deben romper en las competiciones deportivas en relación a las mujeres y animó a las jóvenes a participar no sólo en el atletismo, sino también en las carreras de montaña, ámbito en el que está inmersa desde hace años. «Todo el mundo ve los resultados, pero el esfuerzo es muy grande», relató en la mesa redonda la almagreña, del mismo modo que la socuellamina avaló que a ello se suma la incertidumbre que genera el no saber si al año siguiente continuará en el equipo en el que se compite, aunque asegura que lo importante es que las jóvenes hagan deporte y sentencia que su vida sin deporte no hubiera sido igual.