El fin del 'impuesto al sol' eleva la instalación de placas

Manuela Lillo
-

El número de pequeñas y medianas empresas que han optado por instalar placas fotovoltaicas creció de cuatro a 58 en un año en la provincia y el de particulares de 1 a 13

El fin del ‘impuesto al sol’ eleva la instalación de placas - Foto: Remigio Rivero

El próximo 5 de octubre se cumplirá el primer año del fin del llamado ‘impuesto al sol’, una medida ampliamente demandada por el sector de las renovables que se hizo efectiva a partir del año pasado mediante un real decreto aprobado por el Gobierno que incluía la desaparición de cualquier tipo de peaje y cargo para el autoconsumo, al mismo tiempo que establecía una simplificación administrativa para este tipo de instalaciones con energías limpias.
La desaparición de ese denominado impuesto ha supuesto un aumento del número de instalaciones de este tipo no sólo en la provincia de Ciudad Real sino también en Castilla-La Mancha. Los datos avalan que se hayan disparado ese tipo de instalaciones.
En concreto, la consejería de Desarrollo Sostenible de la Junta de Comunidades recuerda que en el año 2017 se publicó una resolución de la Dirección General de Industria, Energía y Minería por la que se convocaban ayudas financiadas por el Fondo  Europeo de Desarrollo Regional para el aprovechamiento de las renovables en Castilla-La Mancha que tenía un crédito asignado para el área de las fotovoltaicas o mixtas eólicas-fotovoltaica de 565.000 euros y que sus destinatarios podían ser los ayuntamientos, las pequeñas y medianas empresas (pymes) y las personas físicas. En concreto, en dicha convocatoria de 2017, el número de peticiones fue en la provincia de Ciudad Real de cuatro pymes, un ayuntamiento y una persona física. Sin embargo, un año después, en 2018, la convocatoria para el aprovechamiento de las energías renovables registró 58 peticiones de pymes y 13 de personas físicas, lo que supone un salto considerable en la apuesta por la implantación de este tipo de instalaciones en el ámbito del autoconsumo.
En el conjunto de la región, también se ha constatado ese aumento de peticiones, ya que las pymes que optaron a esas ayudas, finalmente ejecutadas, pasaron de 26 hasta 149, según los datos de dicha Consejería.
También en la inversión y en otras magnitudes económicas que se mueven a torno a este tipo de instalaciones ha habido un aumento. En concreto, la inversión estimada para la implantación de estas placas de energías limpias en la provincia de Ciudad Real pasó de los 82.383,45 euros en el caso de las cuatro pymes que se lanzaron entonces a su instalación al amparo de dicha convocatoria de la Junta a los 827.659,55 euros de inversión estimada de las 58 pymes que lo hicieron en la convocatoria de 2018. Los mismo sucede con la inversión de los particulares, que pasó de 9.5400 euros en 2017 hasta los 126.240,33 del ejercicio 2018.
Todo ello tiene una incidencia directa a su vez en el importe de las ayudas, en la potencia instalada o en la potencia producida. De este modo, el importe de las ayudas que se concedieron también experimentaron un alza considerable, ya que en el caso de las pymes en la provincia de Ciudad Real pasaron de concederse 32.953,38 euros en el año 2017 a 331.063 euros en 2018, fruto de ese boom en la instalación de este tipo de energías por parte de empresas que quieren apostar por la implantación de las renovables para la generación de energía.
Todo ello redunda en el ascenso de la potencia instalada para autoabastecerse con este tipo de energías. En concreto, en el caso de las pymes han pasado de tener una potencia instalada de 77,37 kW (kilovatios) en 2017 con una energía producida de 6,65 MWh y una ahorro estimado de 77,73 a tener una potencia instalada en 2018 de 567,17 kW,  producir 623,89 MWh y tener un ahorro estimado de 53,65 en el ejercicio 2018, según los datos detallados a este diario por la administración regional.
Así pues, la desaparición de ese cargo o peaje a las renovables ha animado también a particulares a instalar placas fotovoltaicas con las que abastecerse de energía en sus hogares. En este caso, la potencia instalada y la energía producida también se ha visto incrementada y ya en la convocatoria de ayudas relativa a 2018 se situó en 42,96 kW y en una producción de 68,74 MWh, mientras que el año anterior apenas era significativa, con una potencia instalada de 5,09 kW y una energía producida de 0,44 MWh y un ahorro estimado de 5,09.
Convocatoria de 2019. Por otra parte, desde la Consejería de Desarrollo Sostenible explicaron que en este 2019 está actualmente en tramitación la nueva convocatoria que salió en marzo de la Dirección General de Industria, Energía y Minería por la que se convocan las ayudas para el aprovechamiento de las energías renovables de Castilla-La Mancha. En este caso, Ciudad Real lidera el número de solicitudes presentadas, lo que constata también la apuesta por la implantación de las renovables. En el caso de la provincia, las peticiones de han cifrado en 329, seguidas de las 273 presentadas en Toledo, las 214 de Albacete, 213 de Cuenca y tan solo 27 de Cuenca.