El golpe del pedrisco en el campo de la provincia

Manuela Lillo
-

De las más de 7.000 hectáreas perjudicadas por la DANA, hasta 6.700 fueron a causa de este virulento fenómeno meteorológico

Un recolector observa los estragos de la DANA en un cultivo de melones - Foto: Rueda Villaverde

La depresión aislada en niveles altos (DANA) llegó a la provincia y sembró el caos allí por donde pasó. La tormenta que causó muertes y multitud de inundaciones en la Comunidad Valenciana, la provincia de Albacete o Andalucía dejó también la huella de sus efectos perversos en la provincia de Ciudad Real, principalmente en la comarca de Campo de Montiel y sobre todo a causa del pedrisco con el que vino acompañada. El primer rastro de daños lo dejó a finales de agosto, cuando se registró granizo del tamaño de una canica en localidades como Villanueva de los Infantes, que afectaron a inmuebles, vehículos y también al campo.
De hecho, Agroseguro detalla que la superficie afectada por la DANA en los meses de agosto y septiembre se situaron en las 7.094 hectáreas, de las que 6.712 fueron por pedrisco, según los datos facilitados a este diario por el director territorial de Agroseguro, José Bernardo Rodríguez, quién explicó que si bien la lluvia dejó inundaciones en algunos puntos, el pedrisco destrozó cosechas en el campo, con la consiguiente pérdida económica.
En concreto, el total de parcelas afectadas por esa gota fría que tuvo una ‘avanzadilla’ dramática en agosto y se prorrogó hasta mediados de septiembre fueron de 3.787, de las cuales hasta 3.666 fueron por pedrisco, si bien también hubo otras 55 perjudicadas por la lluvia persistente y 66 por inundaciones, con un total de 908 siniestros. 
El mayor número de estos partes de daños al seguro agrario se registraron en Alhambra, con 182 por hasta 1.896 hectáreas dañadas, seguido de Valdepeñas con 133 siniestros para 960 hectáreas y de Argamasilla de Alba, con 81 partes por 737 hectáreas dañadas. Otras localidades con un volumen significativo de siniestros tramitados por daños a sus explotaciones han sido Tomelloso, con 79; Villanueva de los Infantes, con 74, o La Solana, con 49.
Por lo que respecta a los cultivos, sin duda la viña fue la más perjudicada, con hasta 5.572 hectáreas siniestradas, de las que prácticamente todas, 5.483 fueron por pedrisco. No obstante, la tormenta DANA también perjudicó a cultivos como el melón (503 hectáreas), el olivar (349 hectáreas) o el pimiento, tradicional en la zona de Infantes y que se vio golpeado por el granizo; en concreto en dicha tormenta afectó a 245 hectáreas.

 

Llueve sobre mojado. La DANA ya dejó sus efectos dañinos en agosto y también en septiembre,  donde llovió sobre mojado, ya que algunas de las parcelas que sufrieron los daños en las primeras tormentas padecieron después las consecuencias de las intentas lluvias que dejó en su segunda ‘oleada’ de daños, principalmente en municipios del Campo de Montiel o La Mancha. 
De hecho, esta misma semana, agricultores de la zona de Socuéllamos han mostrado los daños que el agua causará a la vendimia, con hectáreas anegadas de agua y que serán inaccesibles durante semanas. De esta forma, los daños causados en agosto se sumaron a los que se registraron también en septiembre, incrementando el volumen de trabajo por parte de Agroseguro. Para peritar esos daños trabajan profesionales que se van trasladando a las diversas zonas afectadas siguiendo esa huella de destrucción en el campo. En concreto, José Bernardo Rodríguez explicó que actualmente los técnicos están inmersos en esa labor, con alrededor de 45 peritos desplegados, y que la previsión es que para la semana que viene estén todas las parcelas peritadas y valorados los datos, concluyó.