Los despistes al volante salen caros

Pilar Muñoz
-

La Policía Local se adhiere a la campaña de la DGT contra las distracciones, que causan uno de cada cuatro accidentes

Los despistes al volante salen caros - Foto: Tomás Fernández de Moya

El uso del teléfono móvil al volante se ha convertido en el enemigo número uno de la Seguridad Vial, junto a la velocidad y las drogas, que siguen siendo causa principal de los accidentes en carretera. Por ello, la Policía Local de Ciudad Real se ha adherido a la campaña de la Dirección General de Tráfico (DGT) contra las distracciones al volante, que son la causa de uno de cada cuatro accidentes.
La campaña se inició ayer y finalizará el próximo domingo. A lo largo de la primera jornada varios agentes de la Policía Local realizaron controles en distintos puntos de la ciudad, principalmente en vías con mucha circulación como es el caso de la zona del mercado de abastos, calles Postas, Borja, Reyes y Paseo del Prado.
Se trata de una campaña de vigilancia y concienciación tanto en carreteras como en vías urbanas con el fin de prevenir los accidentes, explica a este diario el superintendente jefe de la Policía Local de Ciudad Real, Fernando Díaz Rolando, tras recalcar que es una campaña de la DGT a la que se han adherido.
El uso del móvil al volante «multiplica por cuatro» los accidentes, aseguran desde la Dirección General de Tráfico, tras recordar que el año pasado murieron 446 personas debido a una distracción en la conducción, un 26 por ciento del total. Los despistes al volante también causaron más de 1.980 heridos. En cuanto al tipo de distracción, el uso del teléfono móvil durante la conducción encabeza el listado. En carretera y en ciudad «se ven muchas cosas, conductores pegados al móvil, incluso ‘wasapeando’», aseguran a este diario varios automovilistas.
Desde la DGT recuerdan que se pierde la capacidad de mantener una velocidad constante y disminuye el tiempo de reacción, entre otras cosas. Los conductores que hacen caso omiso e infringen la norma en este campo se enfrenta a una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos.