Semana de vocación

LT
-
Semana de vocación

Con el lema 'Misión de Todos', el Seminario Diocesano ha celebrado varios actos con motivo del día de San José, su patrón, y en los que quieren apelar a las futuras llamadas del sacerdocio

Este  pasado 13 de marzo se celebró la mesa redonda sobre Vocación en el Seminario Diocesano, organizada por el Instituto Diocesano de Teología.
La actividad, que se enmarcó dentro de la Semana Vocacional, contó con la intervención de cuatro profesores del Instituto de Teología: Lorenzo Trujillo, Francisco M. Jiménez, Manuel Pérez Tendero y Juan Serna, director del Instituto.
Serna, director del Instituto, explicó que la mesa, la segunda que se hace dentro del contexto de la Semana Vocacional, se hizo con «los alumnos del Instituto Diocesano de Teología porque queremos pensar también en la vocación sacerdotal y pensar qué significa la vocación para nuestra propia vida cristiana». En esta ocasión se dedicó a hablar sobre la crisis de vocaciones, pensando «qué significa la crisis, cuáles son sus causas y qué llamadas de Dios hay detrás de la crisis».
Para esto, Lorenzo Trujillo, antiguo rector del Seminario, habló de las causas de la crisis vocacional; Francisco Jiménez, profesor de Historia de la Iglesia, sobre la crisis de vocaciones a lo largo de la historia de la Iglesia; Manuel Pérez Tendero de la crisis de cara al futuro y Juan Serna sobre crisis y discernimiento.
El día anterior, en la catedral, se celebró el acto ‘Arte y Vocación’, con música, escultura y testimonio.
De este modo, el encuentro comenzó con la interpretación de El oboe de Gabriel, compuesto por Ennio Morricone para la banda sonora de La Misión. Andrea Jiménez Fernández-Balbuena con el oboe y Carmelo Navas, seminarista, a cargo del órgano de la Catedral consiguieron que el inicio del acto llenara de recuerdos a los participantes.
Después, Óscar Casas Arévalo, sacerdote delegado de Vocaciones de la diócesis y formador del Seminario, intervino para hablar sobre su propia vocación y la relación de momentos de su historia con el arte y, especialmente, con la música.
Isabel Fernández del Río, profesora de Historia del Arte, intervino después para hablar de la Virgen «como vocacionada, utilizando la primera tabla del retablo, que es la Anunciación de María» pasando después a hablar de «la vocación de cada uno de nosotros para acabar diciendo que en realidad el retablo es un elenco de personajes que han vivido la vocación y han respondido con generosidad al Señor».