scorecardresearch

El abogado del homicida: "Le dio la oportunidad de irse"

La Tribuna
-

El abogado del hombre que mató al asaltante de su vivienda en La Atalaya dice que sí le avisó y que ese mismo día había denunciado robos en su vivienda

El abogado del homicida: "Le dio la oportunidad de irse" - Foto: Rueda Villaverde

El abogado del hombre que mató al asaltante de su vivienda en La Atalaya dice que sí le avisó y que ese mismo día había denunciado robos en su vivienda ante la Policía. Juan Manuel Lumbreras, que ejerce la defensa de Pepe Lomas, asevera que “es completamente falso” que el hombre de 77 años no avisara al fallecido. “No solo le dio la oportunidad de irse, sino que además efectuó disparos al aire en advertencia, y solo cuando el fallecido le acometió portando una motosierra fue cuando disparó”, asevera en un comunicado de prensa. “Lo hizo movido por el pánico y un miedo insuperable a perder la vida pues con anterioridad por la mañana ya había sufrido otro asalto y por la noche su vivienda había sufrido destrozos, golpeando puertas y arrancando los cuadros de luces, todo ello a oscuras y en un caserío de campo totalmente aislado”. 

También revela que el fallecido tenía “siete hojas de antecedentes policiales, 36 detenciones por la Policía Nacional y nueve por la Guardia Civil por la supuesta comisión de delitos como amenazas, quebrantamiento de condena, robo con fuerza en las cosas, y homicidio doloso, entre otros”. Apunta que se encontraba en situación irregular y estaba ordenada su expulsión del territorio nacional desde el 8 de septiembre de 2020. “El asaltante era un exmilitar de 35 años, altamente peligroso como se demuestra por su amplísimo historial delictivo, con problemas psiquiátricos y reincidente, hasta el punto de que el día anterior al de los hechos, había sido detenido en Daimiel por haber asaltado otra vivienda habiendo sido puesto en libertad tras ser examinado en el Hospital por un psiquiatra, a pesar de presentar signos de episodios psicóticos y de consumo de drogas”, indica Lumbreras que califica de “completamente falso” el relato de la acusación particular “de que mi representado disparara tres veces en el pecho del fallecido, pues lo que hizo fue disparar varias veces pero al aire. Es falso también que el asalto fuera un hurto famélico, pues con anterioridad a los hechos, el asaltante había entrado a robar habiendo destrozado la casa del hermano a menos de 50 metros de la casa de mi defendido, llegando incluso a quemar algunas partes de la vivienda”. 

El abogado del detenido entiende que “dichas declaraciones falsas y calumniosas se hicieron con el único fin de intentar revestir los hechos de una inocencia por parte del fallecido, del todo ficticia y hacer parecer el único culpable de los hechos a mi defendido”. 

“Lo más probablemente es que el finado había entrado previamente a robar solo, o en compañía, a la casa del hermano de mi representado, situada a unos 30 metros de la suya, presentando dicha vivienda signos de ocupación”. 

En esa línea, Lumbreras indica que Lomas sufrió múltiples robos previamente denunciados, “teniendo miedo, hasta el punto de haber tapiado las ventanas y puertas exteriores de su casa de campo”. “Lamentamos el fallecimiento y entendemos que la acusación particular está en su derecho de dar la versión que crea conveniente, pero siempre y cuando no se falte a la verdad ni se intente manchar el nombre de mi representado con falsedades”. 

Insiste el abogado en que el hombre de 77 años “protegió su vida y actuó de tal forma” y le define como “un hombre de casi 80 años, pacífico, muy conocido en Ciudad Real, jubilado, pensionista, enfermo de cataratas, que vivía solo, aislado y con miedo a los constantes asaltos a su vivienda, siendo completamente real y evidente el miedo que sufrió a causa del asalto”. 

También asegura que no va a huir ni entorpecer la Instrucción y califica la medida cautelar de prisión provisional sin fianza como “desproporcionada” y anuncia que solicitará su puesta en libertad de manera provisional. Tras la vista del día 19 haremos más declaraciones esperando que se decrete la salida de mi cliente de la cárcel, “y que pueda estar en su casa a la espera del juicio”.