Ruidera reclama la limpieza de la zona de la Laguna del Rey

Ana Pobes
-
Ruidera reclama la limpieza de la zona de la Laguna del Rey. - Foto: LT

El alcalde lamenta que ambas administraciones «se pasen la pelota» y que sea el Consistorio quien tenga que eliminar la suciedad para ofrecer al turista la mejor imagen

El alcalde de Ruidera, Pedro Reinosa, asegura que ha reiterado en numerosas ocasiones a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) la limpieza en la zona de la Laguna del Rey del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Reivindicación a la que a día  de hoy «no ha habido respuesta». «Nadie se hace cargo de la limpieza, tan solo el Ayuntamiento y cuando puede, porque no es nuestra competencia. Ambas administraciones se pasan la pelota y la laguna sigue sucia», lamenta.
La laguna del Rey es una de las zonas aptas para el baño y por lo tanto, una de las más visitadas por los turistas. Por ello, Reinosa denuncia el estado en el que se encuentran algunos lugares ofreciendo la «peor imagen» del parque con restos de comida y basura debido a «falta de personal» para limpieza. Una zona, comenta, en la que existe un pequeño canal, que «debido a su escasez de agua y la basura que acumula desprende un fuerte olor», por lo que el Consistorio «ha pedido varias veces a la CHG permiso para poderlo tapar ante el peligro de que el turista pueda caer al lugar». «La Confederación no dice nada, incluso el Ayuntamiento se ha ofrecido a cubrirlo y hemos pedido que se levanten las compuertas para que corra el agua y no huela tan mal, pues en verano ahí no se puede estar. Pero ni hacen, ni dejan hacer», lamenta.
A este respecto, fuentes de la Confederación Hidrográfica del Guadiana aseguraron a este medio que en Comisaría de Aguas «no consta ninguna solicitud del Ayuntamiento sobre este asunto», aunque señalaron que se pondrán en contacto con el Consistorio, previa inspección por el Servicio de Vigilancia, de cara a poder autorizar la actuación de la cubrición que proceda, o bien para llevarla a cabo el propio organismo en cuanto sea posible.  
Reinosa asegura que esta situación ya es «habitual» en la zona, y que viene provocada, fundamentalmente, por la falta de personal, por lo que no concibe que el Gobierno regional dedique 600.000 euros a rehabilitar el antiguo albergue juvenil de Ossa de Montiel (Albacete) para la creación de otro centro de interpretación, «cuando el de Ruidera apenas se abre», así como que se haya proyectado un carril bici con una inversión de unos 800.000 euros. Iniciativas que el regidor de Ruidera califica de «anuncios electorales» y que «no son tan necesarias como la limpieza», sobre todo, en un parque natural, recuerda, por el que cada año pasan casi 500.000 visitantes y es considerado uno de los espacios naturales húmedos más interesantes e importantes de la Península. Proyectos, que «están muy bien», pero «lo primero es limpiar la imagen del parque» y para ello, «se necesita más gente», argumenta al tempo que declara que «en estos cuatro años de mandato no se ha creado ningún puesto de trabajo».
En este sentido, señala que la limpieza, junto con la vigilancia y la limitación de vehículos dentro del parque natural son las principales peticiones de los colectivos en las diferentes reuniones mantenidas. Así, recuerda, quedó constancia en la última reunión del Patronato del Parque en el que se abordó el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), y que a día de hoy se está actualizando tras su última aprobación en  noviembre de 1995. El objetivo de la Junta de Comunidades era aprobarlo en la primavera de 2019.
 

Los saltos de agua, siguen. El pasado mes de mayo, las Lagunas de Ruidera empezaron a ofrecer una de sus imágenes más características: los famosos saltos de agua o cascadas. Una estampa que a pesar de las escasas lluvias aún se mantiene desde el año pasado y que, junto a las buenas temperaturas de estos días, contribuyen a que cientos de turistas se acerquen estos días al parque, aunque el sector confía en que la ocupación hotelera cuelgue el cartel de completo durante la Semana Santa.
La directora provincial de Agricultura, Prado Amores, resalta, en declaraciones a La Tribuna, la buena situación en la que se encuentra el parque «con todos los saltos de agua activos». Se trata de las famosas cascadas que se forman a lo largo de las lagunas, pues cada una de  ellas vierte su agua sobre la siguiente hasta llegar al embalse de Peñarroya. Este agua procedente del acuífero de Montiel tiene unas propiedades minerales excepcionales y junto con las algas del fondo forman las famosas barreras tobáceas que retienen de laguna en laguna el agua.
Con los datos encima de la mesa, Amores señala que, a fecha del 22 de marzo, los caudales se mantienen con 2,2 metros cúbicos por segundo, mientras lo que ha experimentado un «ligero» descenso han sido los niveles, entre 10 y 14 centímetros. Aún así, las lagunas «están mucho mejor que el año pasado, cuando los niveles bajaron mucho hasta el mes de mayo, que empezaron a recuperarse». Su futuro pasa ahora por las precipitaciones que se registren en los próximos meses.
 

Ruidera reclama la limpieza de la zona de la Laguna del Rey
Ruidera reclama la limpieza de la zona de la Laguna del Rey