Los colegios contarán con menos plazas vacías

Manuela Lillo
-
Alumnos en un colegio. - Foto: Rueda Villaverde

Las vacantes para el curso académico que viene en la capital se mantienen en 782 y las peticiones de los padres se sitúan en 695, frente a las 630 del curso pasado.

Los colegios de la capital contarán el curso que viene con menos plazas vacías gracias al aumento de la natalidad. Esto es, a mayor número de niños por inscribir en los centros educativos, menos plazas sobrantes hay en los colegios. Así lo revelan los datos de la Delegación provincial de Educación facilitados a este diario y que ponen de manifiesto que los 22 colegios de la capital disponen de 782 plazas vacantes para el curso académico que viene, mientras que el número de peticiones registradas como primera opción por los padres se cifra en 695. De este modo, la diferencia entre las vacantes y las solicitudes se sitúa en 87 plazas, frente a las 152 de diferencia que se llegaron a contabilizar en el curso académico pasado, cuando el número de solicitudes de padres para niños de tres años fue de 630, mientras que las vacantes fueron las mismas que en este ejercicio: 782. De este modo, el desajuste entre la oferta y la demanda es menor.  
De hecho, la oferta educativa se ha mantenido en los mismos términos tras el cierre en pasados ejercicios de dos colegios de la capital: el Juan Alcaide, que dejó de albergar una oferta educativa reglada para acoger algunas de las escuelas municipales, y el Ciudad Jardín, que también puso fin a su historia académica debido en gran medida al descenso de la natalidad que se venía registrando y a una oferta educativa compuesta por una veintena de colegios en la capital.  
Sin embargo, el repunte que ha experimentado la natalidad ha permitido que las solicitudes de los padres para el segundo ciclo de Infantil hayan aumentado hasta las 695, es decir, 65 más que en el curso académico pasado, según el baremo provisional de plazas del proceso de escolarización para el curso 2019-2020 elaborado por la Delegación provincial de Educación. En  este reparto de peticiones de plazas se tiene que tener en cuenta la vuelta a la zonificación escolar que implantó el Gobierno de Emiliano García-Page y que vino a ‘enterrar’ el de zona única que se implantó en la etapa de María Dolores Cospedal. De este modo, actualmente se aplica el criterio de asignación de los centros dentro de la zona de residencia familiar.
el tirón de la concertada. Al poner la lupa en los datos se comprueba el tirón que tienen los colegios de enseñanza concertada en la capital, ya que en este caso, el balance entre las vacantes que habilitan y las peticiones de los padres arroja un exceso de solicitudes. En concreto, los seis centros concertados de la capital acumulan un total de 253 plazas vacantes de nuevo ingreso para el curso académico que viene, mientras que el número de peticiones de los padres se eleva hasta las 293, de manera que, previsiblemente, haya alumnos que no obtengan plaza en algunos de estos colegios. En este caso, los colegios Nuestra Señora del Prado y el de San José son los que disponen de un mayor número de vacantes para el curso que viene, con 69 en cada uno de ellos, mientras que las solicitudes se sitúan en 99 y 82, respectivamente.
El caso contrario se produce en los colegios de titularidad pública, en los que se ofertan un total de 529 plazas, mientras que el número de solicitudes de los padres es de 402, de manera que en este caso las vacantes superan a las peticiones. En este caso, hay cuatro colegios que arrastran un escaso número de peticiones de nuevo ingreso: el Cristóbal Colón, con dos; el Miguel de Cervantes y el Pío XII, con tres cada uno; y el Jorge Manrique, con cinco nuevas solicitudes.