Un título con impacto

Eduardo Gómez
-

El árbitro Emilio Pérez Pizarro y el entrenador Javier Barba analizan el éxito mundialista de la selección española y sus consecuencias

Javier Barba gesticula en presencia de Emilio Pérez Pizarro (en el centro) y Luis Casimiro durante su visita al Campus de Baloncesto de Ciudad Real este verano. - Foto: Pablo Lorente

El baloncesto español aún saborea el título mundial conquistado por la selección nacional en China tras ganar con autoridad a Argentina en la final (75-95). Un éxito que se vivió también con mucha intensidad en la provincia de Ciudad Real; el colegiado internacional Emilio Pérez Pizarro y el entrenador del Basket Cervantes Javier Barba son buen ejemplo de ello. 
Pérez Pizarro asegura que ha vivido este título mundialista «como un aficionado más». El partido clave para el colegiado ciudadrealeño estuvo en la «la victoria con Italia. Yo al principio del campeonato veía difícil conseguir el oro, pero según fue avanzando la competición se palpaba que se podía conseguir algo importante. España fue de menos a más», analiza. A los jugadores recién proclamados campeones del mundo les ha dirigido en numerosas ocasiones y se alegra especialmente por la afición, pero también por el éxito de «un colectivo unido en el que cada uno ha aportado su granito de arena».
En cuanto a las consecuencias de este título mundialista, Pérez Pizarro considera que «debe ser un empujón y un espaldarazo para conseguir más patrocinadores y ayudas, y potenciar la base».

 

Javier Barba es todo un ‘clásico’ de los banquillos de la provincia y considera que la clave tiene un nombre propio: Sergio Scariolo, selecionador nacional. «Ha hecho un equipo, con una variedad táctica tanto defensiva como ofensiva brutal. Ha sacado la mejor versión de muchos jugadores». Junto a Luis Casimiro presenció en directo el torneo de preparación que España disputó en Málaga y admite que al inicio tuvo dudas. Igual que Pérez Pizarro cree que el choque con Italia fue el punto de inflexión y, recordando al alcazareño Antonio Díaz Miguel, destaca el mérito de Scariolo por haber conseguido que la selección nacional «haya pasado a ser el equipo nacional».
Barba cree que partidos como el de Australia «son de los que se recuerdan muchos años» y también piensa que el impacto de este título debe ser muy positivo para el baloncesto español. «Seguro que ahora hay más niños que quieren jugar al baloncesto, pero no sólo eso, sino que también debe traducirse en que los clubes tengamos algo más fácil conseguir patrocinadores y apoyos».