scorecardresearch

Los sindicatos defienden la presencialidad

A. Criado
-

Los representantes de los docentes piden extremar la seguridad en la vuelta a las aulas tras Navidad, hacer más test e incrementar el ritmo de vacunación

Mascarillas y distancia de seguridad en un aula de un centro educativo ciudadrealeño. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Gobierno de Castilla-La Mancha defenderá hoy la presencialidad y el mantenimiento de las medidas de seguridad establecidas en los centros educativos al principio del curso escolar. Lo hará en una reunión telemática extraordinaria conjunta de la Conferencia Sectorial de Educación, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y la Conferencia General de Política Universitaria. Una postura que defienden los sindicatos, aunque con matices. A la espera de conocer la incidencia de las fiestas navideñas en la curva de contagios, solicitan un incremento de las medidas de seguridad en las aulas, la realización de más test e incrementar el ritmo de vacunación tanto en niños como en profesores.

Mónica Sánchez de la Nieta, presidenta de Anpe Ciudad Real, defiende la presencialidad y la vuelta a las aulas el próximo día 10, como está previsto en un principio, «a no ser que empeore mucho la situación sanitaria». Hace hincapié en que el escenario actual no es el mismo que al inicio del curso, por lo que reclama a la Administración regional «nuevas instrucciones en materia de seguridad» para afrontar con garantías el regreso a las clases. Demanda, además, una mejor coordinación entre Sanidad y Educación: «No está siendo buena a la hora de hacer test y PCR y confinar aulas».

Fernando Villalba, coordinador regional del sindicato STE-CLM y representante del Consejo Escolar del Estado, expresa su «preocupación» por la «falta de datos» sobre la incidencia de la COVID-19 en Navidad y apunta a la vacunación como una de las claves. «Estamos a favor de la presencialidad, pero con seguridad, con la aplicación de medidas como la reducción de la ratio en las aulas, un aumento del profesorado y un mayor número de test, ya que la edad media de los docentes supera los 50 años».

Tomás Seco, secretario de acción sindical de la Federación de Enseñanza de USO, aboga por la presencialidad y la vuelta a las clases el 10 de enero, aunque reclama a la Administración un «seguimiento exhaustivo» de la incidencia de la COVID en cada una de las localidades. «Si la incidencia es elevada, habrá que implementar medidas adicionales e incluso, si es necesario, la teleformación para evitar más contagios», enfatiza.

En una línea similar se expresa José Antonio Ranz, de CSIF Castilla-La Mancha, que considera esencial «asegurar los refuerzos COVID, la contratación de más docentes para realizar desdobles y reducir las ratios y que se vacune con la tercera dosis a todo el profesorado de forma inmediata». Al igual que Tomás Seco, pide que se habiliten purificadores de aire y medidores de CO2.