Triple triunfo en el festejo de Cinco Casas

EFE
-

Miguel Tendero, 'Calita' y Mario Sotos salieron a hombros

Miguel Tendero, en una imagen de archivo. - Foto: Arturo Pérez

Los diestros Miguel Tendero, con dos orejas, el mexicano 'Calita', con tres y un rabo, y Mario Sotos, con cuatro trofeos, salieron triunfadores del festejo celebrado este sábado en Cinco Casas.

La tarde fue de toros pero no taurina en plena Mancha. Tanto la lluvia intermitente como el viento molestaron a toreros y público. A ello hay que sumar la falta de entrega, recorrido y calidad en la mayoría de los toros de Guadajira lidiados en Cinco Casas.

Lo más destacado de la corrida llevó la firma de Calita, un torero que el año pasado ya cruzó el charco queriendo hacer temporada europea, y que dejó muestras de la -gran- clase de torero que es.

Su primero pegó taponazos por los dos pitones. Anduvo muy firme Calita, con los pies clavados en la arena, tirando del toro por abajo para evitar, a la vez, el derrote constante y el molesto viento. Le robó alguno templado y ceñido, vulgarizándose en el tramo final.

Lo más notable llegó en el quinto, que fue el de mayores cualidades, sobre todo por el pitón derecho. El mexicano lo exprimió por ese lado, despatarrado y muy entregado; tanto que agotó el ímpetu del toro, que acabó sin apenas pasar, amontonándose de nuevo el mexicano en el epílogo de la faena, rematada de entera desprendida.

Tal efectividad al primer intento le brindó la concesión exagerada del rabo. Para el toro también hubo premio en forma de vuelta al ruedo.

Miguel Tendero instrumentó un trasteo de pundonor, sin limpieza, en el que abrió plaza, al que mató deficientemente, claramente mermado por no poder manejar la espada en plenitud por la rotura de uno de los dedos de la mano diestra.

Por su parte, en el cuarto, que resultó manejable, el de Albacete se relajó -o eso pareció- descolgándose de hombros en varios derechazos cortos pero con mensaje. Con el toro apagado atacó él, cortando dos orejas tras pinchar una vez y dejar estocada entera caída.

De la actuación de Mario Sotos cabe señalar el torero inicio de faena al tercero doblándose por abajo, algún derechazo de buen aire, además de la buena estocada con la que rubricó un trasteo en el que el toro dudó, como también lo hizo alguna vez su matador. Ello no impidió que a sus manos fueran dos orejas.

El sexto también resultó bronco, aunque algo menos por el derecho. A la faena le faltó hilo argumental, si bien algún derechazo reseñable también hubo. Sotos volvió a enterrar la espada a la primera, esta vez con más habilidad que contundencia, y de nuevo paseó el ruedo con dos trofeos más en sus manos.

 

FICHA DEL FESTEJO.

Plaza de toros de Cinco Casas. Corrida de toros. Alrededor de cuatrocientas personas en los tendidos.

Toros de Guadajira, de correcta presencia, faltos de casta y entrega, soltando la cara de manera defensiva. Los mejores, el quinto, premiado con la vuelta al ruedo, y también manejable el cuarto.

Miguel Tendero, silencio y dos orejas.

Calita, oreja y dos orejas y rabo.

Mario Sotos, dos orejas y dos orejas.