Llantos y dolor por doña Sardina

LT
-
Llantos y dolor por doña Sardina

Centenares de personas acompañaron a la sardina, de azul y plata, en su viaje sin retorno hacia la explanada

Alrededor de las cinco de la tarde de este Miércoles de Ceniza, fiesta local en Miguelturra, la Peña La Cabra puso en la calle, pese al fuerte viento y respeto de la lluvia, el tradicional entierro de la sardina, y con el que se llega al ecuador de unas fiestas de carnestolendas, declaradas, por primera vez, de Interés Turístico Nacional, con lo que el Carnaval ha vivido, el momento de mayor «dolor y osadía» de la semana.
Familiares y amigos, unidos por el dolor y la consternación de tan irreparable pérdida, se sumaron a una comitiva que se congregó, como es habitual, en las inmediaciones del bar Ganadero. El tiempo, más ventoso que lluvioso, en este quinto día del Carnaval de Miguelturra, de igual modo, quiso sumarse al cortejo fúnebre, al inicio. Pese a esta incidencia meteorológica, «en Miguelturra, nada se suspende durante el Carnaval», comentó el presidente de la Peña La Cabra y Rey del Carnaval, Serafín Delgado.
De azul y plata, y llevada a hombros por cuatro jóvenes, la sardina  comenzó su tradicional recorrido entre llantos, risas, y música carnavalera, con la compañía de dos «alegres charangas, que ayudaron a quitar las penas por tan lamentable pérdida». Centenares de personas, algunos enfundados en el luto riguroso, acompañaron a ‘Doña Sardina’ en su viaje sin retorno hacia la explanada de la calle Rodeo. donde se convirtió en ceniza. 
 

Llantos y dolor por doña Sardina
Llantos y dolor por doña Sardina
Llantos y dolor por doña Sardina
Llantos y dolor por doña Sardina
Llantos y dolor por doña Sardina
Llantos y dolor por doña Sardina
Llantos y dolor por doña Sardina
Llantos y dolor por doña Sardina