A los estudiantes ya no les va a quedar ninguna para verano

Luis J. Gómez
-

Tras años de pilotaje, la Consejería de Educación quiere fijar en junio la evaluación extraordinaria al comprobar en varios centros que así hay más aprobados

A los estudiantes ya no les va a quedar ninguna para verano - Foto: Alberto Rodrigo

Eran dos malas noticias por el precio de una. Un estudiante se enteraba de que había suspendido una asignatura a final de curso y además de que se tendría que pasar el verano teniendo que estudiar para aprobar en septiembre, mientras que sus amigos se iban a la piscina o a coger la bicicleta sin ninguna preocupación. Pero ese castigo se va a acabar para los alumnos de Secundaria y Bachillerato, a los que ya no les quedará ninguna para el verano. Y no, no es que vaya a haber un aprobado general por ley.
Lo que ocurre es que la Consejería de Educación ha decidido fijar a final de curso la evaluación extraordinaria que antes se hacía en septiembre. Bastantes centros de la región ya habían probado años atrás adelantar estos exámenes a junio y a partir de este curso lo tendrán que hacer todos.
Eso es lo que se desprende de una orden publicada en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha el 26 de agosto. La orden en sí no fija esta evaluación extraordinaria en junio, pero en el preámbulo la Consejería de Educación deja a las claras sus intenciones.
menos fracaso escolar en los centros piloto. En primer lugar, expone que se ha realizado un proceso de pilotaje tanto en el curso 2017-18 como en el curso 2018-19 y que ha dado buenos frutos. «Los resultados han puesto de manifiesto que la modificación del calendario ha sido beneficiosa para el alumnado», reza el texto de la Consejería. Añade que ha contribuido a «reducir la tasa de fracaso escolar en los centros piloto con relación a cursos anteriores». Se puede decir que este cambio ha cumplido el objetivo que se marcaba, que no era otro que «reforzar la evolución continua y mejorar los resultados obtenidos».
Precisamente fijándose en esos resultados, Educación avanza que «se ha considerado oportuno implantar esta medida con carácter general para las enseñanzas no universitarias para el curso 2019/2020». Eso sí, deja margen para alguna excepción si hay «motivos de organización académica que recomienden mantener el actual calendario de evaluaciones en alguna enseñanza en particular».
La Consejería se preocupa de precisar que los centros que adelantaron a junio la evaluación extraordinaria lo hicieron «respetando los currículos y horarios lectivos».
El caso es que la orden publicada en el Diario Oficial no fija en sí dicho cambio, aunque incluye una disposición adicional única que se remite al calendario de evaluaciones de cada enseñanza que apruebe la Viceconsejería de Educación.
Lo que sí hace la orden es aprobar modificaciones de órdenes anteriores que posibilitan también este adelanto de la evaluación extraordinaria para enseñanzas elementales y profesionales de Música, de Danza y de Formación Profesional.