Mena pide que no dejar de luchar hasta la igualdad

Hilario L. Muñoz
-
Mena pide que no dejar de luchar hasta la igualdad - Foto: Tomás Fernández de Moya

La emprendedora recibió el Premio Empoderamiento 2019 en el que hizo un alegato contra «la cosificación» de las mujeres que la alcaldesa apoyó con una llamada a «tomar las calles» este 8-M

«Insto a las mujeres más jóvenes a que tiren del carro y luchen mucho, que no dejen de luchar a ver si es posible que consigamos esa sociedad justa y libre de violencia contra las mujeres». Con estas palabras Adela María Mena recibió esta tarde el premio Empoderamiento y Liderazgo 2019 que otorga el Ayuntamiento de Ciudad Real, a través del Consejo local de la Mujer. La candidatura de Mena fue presentada por la Asociación de Mujeres Opañel que eligió a «una mujer feminista, ciudadana comprometida con el activismo social, empresaria y emprendedora, artesana y pequeña productora de Ciudad Real». A sus 59 años, se encuentra inmersa en la dinamización de redes de pequeñas productoras y productores de la provincia de Ciudad Real y desde 2012 vende en el mercado bombones, chocolates y turrones, así como en mercadillo. El premio lo dedicó a todas las mujeres que han estado a su lado y, en especial a su amiga Bárbara y a su madre.
La homenajeada realizó un discurso en el que reivindicó esa lucha feminista hasta el final con el recuerdo de que no se puede parar «hasta que dejen de maltratarnos, que dejen de cosificarnos, que dejen de asesinarnos, por favor…», dijo en su discurso. Antes, en un vídeo emitido, recordó que la lucha por la igualdad comienza en casa, cuestionando el hecho de que una mujer tenga que hacer las camas o en su caso que su padre pueda cobrar el sueldo de su primer trabajo. «Yo tenía consciencia feminista desde que tengo uso de razón», indicó, aunque no tuviera ese término para definirlo.
Una mujer empoderada, indicó antes de recibir el premio, es aquella que «tenga claro lo que quiere y hacia dónde va y que no se deje llevar por opiniones»; se trata de una mujer que «sobre todo intenta hacer las cosas como cree que debe de hacerlas pero también con la capacidad de discernir lo que es la justicia y la igualdad». En este sentido apuntó que es «muy importante» que haya visibilidad hacia las mujeres autónomas como una muestra de que hay muchas mujeres con negocio propio, no solo hombres. Un empleo femenino por cuenta propia que es clave, apuntó, en comarcas como la de Ciudad Real, «una ciudad de servicios» y donde «hay una gran cantidad de mujeres que llevan su negocio».
Durante el acto, la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, hizo un llamamiento a «tomar las calles» este 8 de marzo con las protestas por la igualdad. «Cuando se reivindica no se pasea, las calles se toman y el grito es fuerte para seguir peleando», dijo Zamora, antes de pedir que el Día Internacional de la Mujer no sea «otro año más» sino que se trate de «este año más» porque la jornada no tiene por qué «ser una repetición de lo que ha ido pasando sino ir a más». Para la primera edil, en 2019 sigue sin haber una igualdad real y por este motivo es necesario mantener la batalla en el plano legal o en el lenguaje, como modo de visibilizar las brechas de género. Además, la alcaldesa recordó que «no se puede decir soy feminista pero…» porque solo existe una postura por la igualdad sin ‘peros’.
El acto de entrega del premio se ha adelantado este año para evitar la coincidencia con los actos reivindicativos del 8-M y ha servido para conocer el manifiesto del Consejo local de la Mujer en el que se recuerda que este 8 de marzo es el primero tras la gran manifestación de 2018 en la que «miles de personas» salieron para reivindicar la igualdad real entre mujeres y hombres. El documento hace un llamamiento «a las mujeres de Ciudad Real para que, fomenten el asociacionismo, como instrumento de cambio social y como medio para conquistar la igualdad» y a los hombres para que «revisen sus privilegios y apoyen los movimientos asociativos que lideran la lucha por la igualdad, que es una lucha de toda la sociedad».