Menos festejos taurinos, menos veterinarios en las plazas

Ana Pobes
-
Menos festejos taurinos, menos veterinarios en las plazas - Foto: [PABLO LORENTE; Pablo Lorente]; Pablo Lorente

La Junta, a propuesta del Colegio Oficial de Veterinarios, ha designado un 13 por ciento menos de profesionales ante la merma de los espectáculos populares

Aún quedan varios meses para que dé comienzo la temporada taurina,  pero la provincia ya ha puesto en marcha la maquinaria para que todo salga a la perfección y con la máximas garantías. Y en este sentido, es primordial el papel de los veterinarios, quienes se encargarán de realizar los controles sanitarios y de aptitud de las reses a lidiar y de los caballos que en su caso intervengan en los espectáculos que se celebren en los cosos de Ciudad Real.
Con ese objetivo, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Hacienda, y a propuesta del  Colegio Oficial de Veterinarios, ha designado ya los profesionales que realizarán los reconocimientos reglamentarios en los festejos taurinos que se celebren en la provincia esta temporada y que serán un 13 por ciento menos que el año pasado en detrimento de este tipo de eventos, principalmente de carácter menor como son las novilladas, festivales sin picadores, becerradas o festejos populares. Los espectáculos taurinos descendieron un 6,7 por ciento en la provincia en 2018, lo que significa once menos que en relación al año anterior. 
El presidente del Colegio Oficial  de Veterinarios de la provincia, José Ramón Caballero, así lo confirma. Menos espectáculos taurinos y por lo tanto, menos veterinarios en las plazas pasando de los 115 que se designaron el año pasado al centenar de este año. Un número, argumenta, «acorde a la reducción que se ha producido en cuanto al número de festejos taurinos», aunque  «aún existe mucha tradición» en municipios como Tomelloso, Ciudad Real, Alcázar de San Juan, Manzanares o Pedro Muñoz, donde «desde siempre se han desarrollado corrida de toros» y se espera que se mantengan ante un posible cambio de signo político ante la llegada de las próximas elecciones municipales.  
Y para desempeñar los reconocimientos reglamentarios en los espectáculos es «imprescindible» la formación de los veterinarios, quienes «están preparados y adaptados a los reglamentos» con un aprendizaje continuó durante todo el año. «Estamos preparados para que todo salga adecuadamente, y cada año tenemos una mejor preparación», argumenta Caballero.

 

(Más información en la edición impresa)