scorecardresearch

Los civiles siguen amotinados en la Universidad de Hong Kong

EFE
-

Las fuerzas de seguridad amenazan a los estudiantes con detenciones múltiples cuando abandonen el campus, si bien no logran especificar cuántos jóvenes se encuentran aún en el recinto ni anuncian el número total de los ya arrestados

Los civiles siguen amotinados en la Universidad de Hong Kong - Foto: THOMAS PETER

Decenas de jóvenes activistas antigubernamentales permanecen encerrados por cuarto día consecutivo dentro de un campus universitario en Hong Kong, con la policía cercándolos bajo la amenaza de que serán detenidos cuando salgan.

Entre el lunes por la noche y el miércoles por la mañana, unas 800 personas varadas en la Universidad Politécnica abandonaron el campus en el distrito costero de Hung Hom en East Kowloon. Entre ellos, 300 son menores de 18 años.

No está claro exactamente cuántos hay dentro, pero la Radio Comercial de Hong Kong calculó el número en alrededor de 100.

Los civiles siguen amotinados en la Universidad de Hong KongLos civiles siguen amotinados en la Universidad de Hong Kong - Foto: THOMAS PETER

Se cree que unas 500 personas que han abandonado el campus han sido arrestadas, aunque la policía aún no ha anunciado el número exacto de detenidos.

Poco antes del mediodía, el Secretario de Seguridad de Hong Kong, John Lee, habló con los periodistas, e insistió en que todas las personas dentro de PolyU serán arrestadas por la policía por disturbios, independientemente del propósito de su reunión en el campus.

El pasado domingo la policía emitió un ultimátum en el que dijo que cualquiera que saliera del campus después de las 22,00 de esa noche sería arrestado de inmediato y podría ser acusado de disturbios.

Los civiles siguen amotinados en la Universidad de Hong KongLos civiles siguen amotinados en la Universidad de Hong Kong - Foto: ADNAN ABIDI

La condición cambió más tarde, tras negociaciones entre docenas de directores de escuela y la policía el lunes por la noche, quienes acordaron que los menores podrán salir libremente siempre y cuando la policía tome sus datos personales.

En Hong Kong, los disturbios conllevan una pena máxima de 10 años de prisión.

El asedio a la universidad, que ha mantenido nerviosos a muchos habitantes de Hong Kong, comenzó en la tarde del domingo, un día violento en el que manifestantes antigubernamentales, armados con ladrillos y cócteles molotov, se vieron envueltos en violentas batallas callejeras con la policía antidisturbios que disparó balas de goma y gas lacrimógeno.

El miércoles por la mañana, internautas pidieron a la gente que paralizara el tráfico de la ciudad.

Algunos activistas bloquearon las puertas de los trenes subterráneos para evitar que circularan y se suspendió durante varios minutos el servicio en algunas estaciones de metro.