8 de cada 10 euros del ICO recaen en pequeñas empresas

I. Ballestero
-

El crédito concedido por el Instituto Oficial en la provincia se multiplica casi por dos en los seis primeros meses del año

8 de cada 10 euros del ICO recaen en pequeñas empresas - Foto: Pablo Lorente

El Instituto de Crédito Oficial se ha convertido en un importante motor para la financiación de la actividad de las pequeñas y medianas empresas. Tras asumir buena parte de la gestión de créditos que la crisis económica negó a través de los bancos, y después de recuperar el pulso habitual de sus operaciones con la llegada de la recuperación, el repunte en la actividad y los signos de mejora en la economía, amenazados por una relativa desaceleración, han tenido su impacto en las operaciones financiadas a través del ICO, que ha duplicado el montante concedido en la provincia de Ciudad Real en los seis primeros meses del año con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Entonces, la financiación aprobada por el Instituto de Crédito superó los 13 millones de euros, en un total de 232 créditos aprobados entre los meses de enero y junio del año 2018. Ahora, en el primer semestre del presente ejercicio, el número de operaciones aprobadas es de 291, y el montante puesto en circulación por el ICO supera los 21 millones de euros, casi el doble, de los cuales más del 80 por ciento han ido a parar a las empresas de menos de 50 empleados, las pequeñas empresas. Eso, en un territorio como el provincial, marcado por la prevalencia de la pyme, convierte al Instituto de Crédito Oficial en un importante motor económico a través de la inversión.
Primero el trazo grueso de las cifras, después el detalle. En los seis primeros meses del año, el Instituto de Crédito Oficial, a través de su línea de mediación, ha aprobado 291 operaciones de crédito que han liberado en la provincia 21,09 millones de euros, y que sitúan al territorio ciudadrealeño como el segundo con mayor actividad por parte del ICO por detrás de Toledo, que con 450 operaciones se ha visto beneficiado con más de 32,44 millones de euros. Todas las cifras del Instituto Oficial hablan de un repunte en la financiación atendida en la primera mitad del presente ejercicio, y ha repuntado tanto el montante provincial como el regional, y dentro de la provincia de Ciudad Real el ICO ha aumentado la cuantía destinada a empresas y emprendedores (11,49 millones por los 5,47 del ejercicio anteriro), el dedicado a la exportación (9,56 millones por los 7,98 del año pasado) y en otras líneas, aunque en este caso la cantidad es prácticamente residual (apenas 50.000 euros).
Es en el detalle donde se aprecia la importancia que tiene el Instituto de Crédito Oficial para las pequeñas empresas y las micropymes, que suponen prácticamente el 90 por ciento del tejido económico de la provincia de Ciudad Real. En los seis primeros meses del año, de esos poco más de 21 millones de euros con los que el ICO ha impulsado la actividad empresarial ciudadrealeña, 5,23 millones, de un total de 170 operaciones aprobadas, han ido a parar a las arcas de empresas que cuentan con entre uno y nueve trabajadores, es decir, para autónomos y micropymes, que han completado prácticamente seis de cada diez operaciones y uno de cada cuatro euros (el 25 por ciento) del total del crédito concedido. En el siguiente escalón, en las empresas de entre 10 y 49 empleados, las pequeñas empresas, se ha quedado prácticamente el 60 por ciento del crédito concedido, hasta 12,35 millones de euros de los 21,09 totales en los seis primeros meses del año, y hasta 98 operaciones, una de cada tres. En los siguientes, los correspondientes a las empresas de entre 50 y 249 empleados (3,42 millones de euros y 22 operaciones) y las empresas de más de 250 empleados (una operación, 90.000 euros) queda de manifiesto que el ICO tiene centrada su actividad en el impulso del crédito a la pequeña empresa.
más facilidades. Desde el Instituto de Crédito Oficial apuntan algunas de las claves para el repunte del crédito concedido. «Se han implantado medidas para simplificar la tramitación, los procedimientos y la gestión de las operaciones y se han ampliado los períodos de carencia al cliente para las operaciones formalizadas a un plazo superior a 10 años, ofreciendo la opción de 3 años de carencia del capital. De esta forma se permite a las empresas una mayor adecuación de los plazos de financiación a sus planes comerciales y de expansión», aseguraron fuentes del Instituto, que puntualizaron que las líneas ICO «financian actividades empresariales -tanto inversión como liquidez- en plazos comprendidos entre 1 y 20 años».