Entre el temor y la fobia

María Jesús Álava
-

Los miedos suelen ser irracionales y pueden ir acompañados de inseguridad, pero también se trabajan desde la psicología con unos buenos resultados

Entre el temor y la fobia

Muchas personas sufren fobias. Se calcula que un 13 por ciento de la población padecerá este trastorno en alguna etapa de su vida. Si miramos alrededor, encontraremos personas que tendrán miedo a viajar en avión, o en otros transportes; a las enfermedades, a los lugares cerrados, a las relaciones sociales…
Los miedos pueden ser muy diversos y, en muchos casos, irán unidos a situaciones de inseguridad en el día a día.

 

Principales síntomas de las fobias
Las fobias se caracterizan por una sensación de pérdida de control. Algunas personas sienten que se pueden morir en medio de sus crisis. 
Los síntomas psicológicos se presentan junto con otros físicos, como palpitaciones, dificultad para respirar, dolor en el pecho, hormigueo en algunas partes del cuerpo, sensación de desmayo, sudoración, temblores, escalofríos... Ante estos síntomas algunas personas se confunden y creen que padecen enfermedades graves, como un infarto, un ataque de asma… Y empiezan un calvario.

 

¿Cuándo tenemos una fobia y cuándo se trata de un miedo? 
Para que sea una fobia se tienen que dar varias características:
- La respuesta es desproporcionada a la situación que la provoca.
- No puede ser explicada o razonada.
- Se encuentra fuera del control voluntario.
- Conduce a la evitación de la situación temida. 

 

¿Cuáles son las fobias más frecuentes?
Dentro de las fobias tenemos las agorafobias, que es el miedo a lugares abiertos, a las multitudes, a viajar solo en autobús, en tren, metro…  El 60 por ciento de las personas que tienen fobias padecen agorafobias.
Hay otro 15 por ciento que tienen nosofobias, el temor a las enfermedades. Cada vez más las Urgencias de los hospitales se llenan de personas que tienen cardiopatofobia (miedo a los infartos) y fobofobia (miedo a la angustia). Y también se ve mosofobia (miedo al contagio). También hay un porcentaje importante de ciudadanos que tienen miedo social. La característica principal de este problema es que la persona que lo padece sufre un alto grado de ansiedad al exponerse en situaciones sociales.


¿Qué ayudas son eficaces para superar las fobias?
La ayuda psicológica es muy eficaz para superar estos trastornos, aunque en muchos casos se necesita un tratamiento combinado de medicación y terapia psicológica. 
De forma muy resumida, la psicología trata de que seamos conscientes de cómo se produce el proceso, para enseñarnos después a controlarlo. Debemos ser optimistas, pues los miedos son uno de los trastornos psicológicos que tienen mejor pronóstico respecto a su recuperación. 

 

Consejos útiles:
Cuando se presenten los síntomas físicos relacionados con un estado de ansiedad intensa, descartemos los pensamientos del tipo ‘me voy a morir’. Recordemos que la ansiedad es muy molesta, pero hasta la fecha no se ha producido un solo caso de muerte por ansiedad intensa. 
Igualmente, desechemos los pensamientos catastrofistas, basándonos en datos reales que desarmen nuestro temor. Por ejemplo, ¿cuántas personas han fallecido en el último año en un ascensor?
Aprendamos la respiración abdominal. Es muy sencilla, observemos a los bebés, ellos la realizan siempre.
Hagamos ejercicios de relajación antes de enfrentarnos a las situaciones que nos producen ansiedad y en el mismo momento en que nos enfrenamos a ellas. Recordemos que no podemos estar relajados y tensos a la vez. 
No nos sintamos culpables por tener temores irracionales, pero sí nos sentiremos responsables de nuestra correcta recuperación, y si vemos que la fobia persiste, busquemos ayuda profesional para superar de forma efectiva este trastorno.