Los regantes piden iguales o mejores dotaciones este año

M. Lillo
-
Los regantes piden iguales o mejores dotaciones - Foto: Tomás Fernández de Moya

Las comunidades de regantes de aguas superficiales apuntan al estado en el que se encuentran los embalses y confían en que se registren lluvias en primavera

Los embalses de la cuenca del Guadiana ubicados en la provincia almacenan 100 hectómetros cúbicos más que el año pasado por estas fechas, cuando las generosas y prolongadas lluvias que llegaron con marzo no habían hecho aún acto de presencia y las reservas de aguas superficiales estaban al 18,3%, con 72,7 hectómetros cúbicos. Ayer almacenan 172,2 hectómetros cúbicos, al 43,3% de su capacidad, un escenario muy distinto gracias a las intensas lluvias que llenaron los embalses en la recta final del invierno.
Con este escenario, las comunidades de regantes de los principales embalses de la provincia apuestan, o bien por mantener las dotaciones de riego que se les autorizó el año pasado por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), o bien por incrementarlas ligeramente, confiando en que lloverá nuevamente en primavera y siendo siempre conscientes de que en los embalses se deben dejar las reservas suficientes para garantizar el abastecimiento a la población, para mantener el cauce ecológico y para el propio mantenimiento del embalse.
En la Comunidad de Regantes de Torre de Abraham, al amparo del ‘gigante’ de los embalses de la provincia, la solicitud de los regantes es sumar dos hectómetros cúbicos a los 31 autorizados el año pasado. En el caso de que no fuera posible, quiren mantener esa dotación. Así lo manifestó a este diario su presidenta, María del Mar Rodríguez, quien explicó que les gustaría contar con los 33 hectómetros para riego porque «los gastos son los mismos» que en un escenario de recorte de la dotación y, además, hay que tener en cuenta que este año no es necesario derivar agua al Gasset, como sucedió con el episodio de sequía que se vivió meses atrás, ante la junta de explotación que prevé que se celebre en marzo.
En la actualidad el embalse de Torre de Abraham almacena 54,2 hectómetros cúbicos y se encuentra el 29,5% de su capacidad, frente al 8,1 % al que estaba el año pasado. De las reservas de agua de Torre de Abraham depende la economía de muchos pueblos de esta zona de la provincia, «no sólo los regantes», dijo Rodríguez tras referirse a los negocios que, a su vez, dependen del sector agrario. «Unas 1.000 familias ‘comen’ del agua», aseguró para matizar a renglón seguido que «sin agua, estos pueblos estarían desiertos». Entre los cultivos de la zona se encuentra la cebolla; el olivar, que se está plantando en mayor medida; así como el guisante, demandando por «cadenas de supermercados»; o cereal. «No quisiéramos», respondió en el que caso de que se produjera un escenario de recortes en las dotaciones de riego: «Comemos de eso y sería catastrófico para los pueblos».
En el caso del embalse de Gasset, que abastece a la capital y a su comarca, el presidente de la Comunidad de Regantes, Cesáreo Salcedo, explicó que en la junta de explotación que se debe celebrar con la CHG solicitarán 5,5 hectómetros cúbicos, la misma cantidad que se les autorizó la campaña pasada después de que se llenara el embalse tras las lluvias de primavera.
No obstante, recordó que ya estuvieron «dos o tres años en los que sólo podíamos regar los cultivos permanentes» debido a la racha de sequía que se registró y que obligó a realizar varios trasvases de agua desde Torre de Abraham hasta el Gasset para garantizar incluso el abastecimiento de las poblaciones.
En el caso de la Comunidad de Regantes del Gasset su presidente apuntó que el embalse almacena ahora 23,2 hectómetros cúbicos y que, además, Torre de Abraham, tiene más de 50 hectómetros, una reservas «suficientes» para afrontar los consumos de regadío y de abastecimiento. Eso, teniendo en cuenta además que «llover tiene que llover». Salcedo explicó que todavía no están regando y que aún puede quedar «un par de meses para empezar». Los cultivos con los que cuenta la zona son el olivar, viña, almendro y pistacho. «También algo de hortícolas, pero poco». En total, 960 hectáreas regables y unos 300 agricultores que hacen uso de estas dotaciones de riego desde esta comunidad de regantes.
proyecto de modernización. Por otra parte, Salcedo recordó que la comunidad de regantes de Gasset está pendiente de la publicación en marzo de la orden de ayudas que anunció el consejero de Agricultura para la modernización de los sistemas de regadío, ya que su comunidad de regantes cuenta con un proyecto, presupuestado en 5,5 millones de euros, para el que busca financiación y que supondría la implantación de sistemas de riego por goteo en todas las plantaciones y, por tanto, un importante ahorro en el consumo de agua. El embalse de Gasset está al 59,8% de su capacidad, frente al 23,2% de la misma fecha del año pasado.
En el embalse de Peñarroya, que almacena 48,9 hectómetros cúbicos, al 98% de su capacidad, desde la comunidad de regantes solicitarán la autorización de los 20 hectómetros cúbicos que tuvieron de concesión el año pasado, si bien apenas gastaron algo más de la mitad, por lo que apuestan por asegurar su dotación teniendo en cuenta las reservas actuales y, a su vez, dejando «agua para campañas sucesivas». El presidente de esta comunidad, Bernabé Ruiz, se refirió «al gran esfuerzo» que están haciendo los comuneros para implantar sistemas de control de riego, para regar por las noches con el fin de evitar la evaporación y para modernizar sus medios de riego cuando ven que «sale más agua de la que entra» para el caudal ecológico. Piden «adaptar ese agua a la que está entrando» y no situarse en un escenario de pérdida de recursos en el pantano como el que se sufrió con motivo de la sequía. Por esta razón, Ruiz lamentó que no hayan sido recibidos por responsables de la Confederación Hidrográfica del Guadiana tras solicitar un encuentro en dos ocasiones. En este caso, la dotación de agua que se autorice se repartirá entre los titulares de las 7.800 hectáreas regables de la zona.
La comunidad de regantes del Vicario tiene previsto solicitar 10 hectómetros cúbicos para la campaña de este año, si bien el año pasado contó con ocho.