La hija del rumano procesado por violación va a testificar

Pilar Muñoz
-
La hija del rumano procesado por violación va a testificar - Foto: Pablo Lorente

La vista oral se suspendió para localizar a una de las dos hijas del acusado, quien ha tenido que autorizar que viaje desde Rumanía a Ciudad Real para testificar por las abusos y agresiones sexuales que sufrió

El rumano acusado de abusar y violar a sus dos hijas menores ha tenido que dar la autorización para que la mayor viaje desde Rumanía a Ciudad Real para prestar declaración en el juicio contra su progenitor. El Tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial tuvo que suspenderse el pasado 9 de enero tras presentar el abogado de la defensa Ramón Alén una carta de la hija que exculpa al padre. La Sala suspendió la vista oral para comprobar la veracidad del documento y, sobre todo, porque se dijo dónde se encontraba. La testigo no compareció y el Tribunal no pudo localizarla al no conocer su paradero y resultar infructuosas las actuaciones en este sentido.
Stelian C., ciudadano de origen rumano que se enfrenta a una condena de 80 años de cárcel por cinco delitos de agresión sexual a sus dos hijas menores y maltrato a su mujer en Villarrubia de los Ojos, en 2017, se comprometió a facilitar la dirección y el número de teléfono.
El abogado Ramón Alén adquirió el mismo compromiso y, según ha asegurado a este diario, la hija mayor, que tiene en la actualidad 17 años, ya se ha puesto en contacto con la Audiencia Provincial para mostrar su intención de declarar en el juicio el 5 y 6 del próximo mes de abril.
La testigo viajará desde Rumanía a Ciudad Real para prestar declaración en calidad de testigo. Sin embargo, su madre y su hermana pequeña lo hará desde Rumanía a través de videoconferencia, según ha indicado a este diario el letrado.
Stelian C. se enfrenta a una condena de cárcel «muy elevada» y «hay que decir la verdad», sostiene Ramón Alén tras indicar que la hija mayor de su cliente le denunció por temor a un castigo al haberse casado y por otros hechos. No obstante, la Guardia Civil tiene pruebas de una agresión sexual en un paraje de Villarrubia de los Ojos, adonde llevó a una de sus hijas el día que cumplió 15 años para, presuntamente, violarla. Hay testigos, según la Fiscalía.
Alén admite que «puede que hubiera un principio de infracción penal grave e incalificable de un padre a una hija, pero no todos los abusos y agresiones que se le imputan. De hecho, su hija le exculpa en una carta».