Los delitos de índole sexual se disparan un 47%

Pilar Muñoz
-
Los delitos de índole sexual se disparan un 47% - Foto: [PABLO LORENTE; Pablo Lorente]; Pablo Lorente

Otros delitos que también generan alarma social como robos, hurtos y sustracción de vehículos han disminuido en la provincia

Los delitos de índole sexual, lejos de disminuir, han ido en aumento en la provincia de Ciudad Real en el último año, en el que se sucedieron las protestas y manifestaciones a raíz de conocerse en abril la sentencia del caso de ‘la Manada’ que abrió un debate que no se ha cerrado.
El informe del Ministerio del Interior relativo a las infracciones penales recogidas en 2018 revela un importante incremento en los delitos de naturaleza sexual que contrasta con la caída generalizada de la criminalidad en la provincia.
La Audiencia Provincial y los juzgados de Ciudad Real son un buen observatorio de la realidad delincuencial. En los dos últimos años se han visto más juicios por abusos y violaciones que por tráfico de drogas o robos. Un hecho que encaja con los datos de Interior.
La criminalidad en general ha caído ligeramente (un 0,1%) en 2018 respecto al año anterior al pasar de 12.335 infracciones penales a 12.321. Sin embargo, los delitos de índole sexual han aumentado hasta un 47,5 por ciento, si bien ha habido una violación menos en 2018 en relación a 2017. En el primer trimestre del último año se cometieron tres de las seis violaciones denunciadas al cierre de 2018, según el informe estadístico de Interior, en el que observa una disminución en casi todos los delitos salvo en los índole sexual ya mencionados y los relativos a lesiones y riñas, tráfico de drogas y homicidios y/o asesinatos en grado de tentativa que fueron ocho, el doble de los cometidos en 2017.
El 10 de febrero del año pasado murió un joven en Herencia a causa de un fuerte golpe tras una discusión con unos feriantes en Herencia. Pero este homicidio no figura en la estadística facilitada por el Ministerio del Interior.
En cuanto al número de delitos contra la libertad e indemnidad sexual, en 2018 se denunciaron 96 en la provincia de Ciudad Real, seis fueron violaciones. Una de ellas se cometió a mediados de agosto en Ciudad Real. El presunto autor, de origen ecuatoriano, ingresó en prisión tras pasar a disposición judicial acusado de violar presuntamente a una mujer en el baño de un bar de la zona de copas de la avenida del Torreón la noche del 4 de agosto.
lesiones y riñas. Entre los hechos delictivos que han aumentado a lo largo de pasado ejercicio figuran los delitos graves y menos de lesiones y riña: 117, frente a 110 en 2017, lo que representa un incremento del 6,4 por ciento.
El tráfico de drogas es otra de las infracciones penales que se ha incrementado al pasar de 96 a 110 el último año, es decir un 14,6 por ciento más.
Robos. Por contra, han disminuido delitos contra el patrimonio que general cierta alarma social. Por ejemplo, los robos con violencia e intimidación han caído casi un 13 por ciento en la provincia (de 147 han pasado a 128).
 Del mismo modo han disminuido los robos con fuerza en domicilios y establecimientos: 925, frente 1.025, lo que supone un 12,2 por ciento menos.
El informe estadístico de Interior también recoge en un apartado diferente la reducción en los robos con fuerza en domicilios que han pasado de 615 a 569 (un 7,5 por ciento menos).
El delito de hurto, que según la Guardia Civil y la Policía Nacional es el que más se comete en la provincia de Ciudad Real, también ha registrado una significativa caída. El año pasado se denunciaron 2.809 frente a los 3.222 en 2017, lo que representa cerca de un 13 por ciento menos.
La sustracción de vehículos se ha frenado en la provincia hasta reducirse a la mitad, de 133 a 62 en el último año según las estadísticas policiales. Dentro del capítulo de robos, cabe recordar el asalto a tres céntricos locales de hostelería de Ciudad Real en menos de una hora. El autor o autores se hicieron con la tapa de la alcantarilla más próxima y la lanzaron con fuerza contra la cristalera del establecimiento. Segundos después, se colaban dentro del restaurante, bar o cafetería y en cuestión de tres o cinco minutos huían con el botín dejando tras de sí grandes destrozos.
Combatir el robo en el campo es uno de los objetivos de la Guardia Civil y el año pasado consiguió reducir estos hechos delictivos y también detener a los autores. De este modo, detuvo a cinco personas en Daimiel por el robo de 22 baterías agrícolas y más de 1.000 litros de gasoil tipo B. La Policía y la Guardia Civil también consiguieron en 2018 descabezar a la organización criminal más importante que operaba en la provincia y que estaba especializada en robo y atracos.