33 alegaciones para desbloquear el PRUG de Cabañeros

A. Criado
-

La Comisión Mixta está analizando las alegaciones presentadas por 33 colectivos, particulares y administraciones al borrador del PRUG de Cabañeros en los dos procesos de información pública convocados: en julio de 2016 y mayo del presente ejercicio

Ciervos en el Parque Nacional de Cabañeros. - Foto: Rueda Villaverde

La tramitación del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional de Cabañeros se inició a finales de febrero de 2015 mediante una resolución de la Consejería de Agricultura. Cuatro años y medio después, el proceso sigue abierto, aunque ya se empieza a ver la luz al final del túnel. Según informaron a este diario fuentes de la Consejería de Desarrollo Sostenible, la Comisión Mixta está analizando en este momento las alegaciones presentadas por 33 colectivos, particulares y administraciones al borrador del citado plan en los dos procesos de información pública convocados: en julio de 2016 y mayo del presente ejercicio. La Comisión Mixta, conformada por las administraciones central y regional, estudiará estas alegaciones e incorporará al texto del PRUG «las modificaciones que técnica y legalmente se consideren admisibles». Procederá, en cualquier caso, a contestar motivadamente cada una de las reclamaciones realizadas. En función de la trascendencia de las modificaciones, «si se consideran sustanciales se valoraría un nuevo sometimiento a información pública y si no es así, se daría por bueno el texto resultante del proceso de información pública». El texto definitivo se someterá a informe del Patronato del Parque Nacional de Cabañeros y, como último paso, el documento se someterá al Consejo de la Red de Parques Nacionales. Del paquete de alegaciones presentadas, un total de 16, prácticamente la mitad, proceden de propietarios de fincas privadas. Entre otras demandas, la parte privada reclama que el PRUG refleje los caminos, mondas, cortaderos y casas, así como el resto de infraestructuras existentes en las fincas que estuvieran ya con anterioridad a la declaración de Cabañeros como parque nacional. También aquellas que se han hecho con posterioridad con el correspondiente permiso administrativo. Además, un grupo de propietarios, cuyas fincas se encuentran incluidas en el parque de forma parcial, solicitan que dentro del PRUG se hicieran las excepciones oportunas con el objetivo de que el ordenamiento no afectara al resto de sus terrenos. Una cuestión especialmente importante para aquellas fincas que tienen cerramiento cinegético. Como ya avanzó hace unos meses La Tribuna, sólo dos ayuntamientos de los seis que forman parte del área de influencia de Cabañeros presentaron alegaciones al PRUG: Navas de Estena y Alcoba de los Montes. También se registraron ocho procedentes de la propia administración, dos de asociaciones conservacionistas, una de la organización profesional agraria Asaja y otra desde el ámbito científico. Las asociaciones cinegéticas también han presentado alegaciones al borrador del PRUG. Desde Atica Castilla-La Mancha piden que se tenga en cuenta la Carta Europea de Ordenación del Territorio, al tiempo que lamentan que el ámbito de aplicación «no está claro» y que el control de población de ungulados es «injusto», puesto que «la caza es la mayor potencialidad que tiene este territorio como aprovechamiento». Además, desde Aproca y Artesiman reclaman un inventario de caminos y consideran necesario la aprobación previa de un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN). Hay que recordar que el borrador del PRUG ya se informó favorablemente en septiembre de 2016 por el Consejo Asesor de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha. Sin embargo, las alegaciones presentadas en el primer proceso de información pública revelaron una serie de «carencias» que llevaron a la Comisión Mixta a encargar un estudio en profundidad de las infraestructuras con las que cuentan las fincas del parque. Debido a las «modificaciones sustanciales» introducidas en el borrador, se llevó a cabo un proceso de participación con los propietarios y asociaciones conservacionistas y el texto se sacó de nuevo a información pública.