Héctor González reconoce su angustia

Manuel Espadas
-

El jugador del Vestas Alarcos lleva varios partidos jugando pero sin poder lanzar a portería por una lesión en un hombro

Héctor González es agarrado por el jugador del Teucro Vicente Poveda. - Foto: Pablo Lorente

Pocas cosas debe haber más frustrantes para un jugador de balonmano de primera línea que no poder lanzar a portería. En esta difícil situación ha estado en las últimas semanas, desde finales de año, Héctor González, uno de los refuerzos más sonados que realizó el Vestas Alarcos para la presente temporada, procedente del Atlético Valladolid de Asobal. El madrileño recalaba en Ciudad Real para aportar su capacidad de lanzamiento, pero hasta ahora no ha podido mostrar su valía. Sus números así lo desvelan: 18 goles en 12 partidos. Una delicada lesión en su hombro derecho ha tenido la culpa, relegándole primero a la enfermería, después al banquillo y, como mucho, a la pista en labores defensivas y poco más.
«He pasado una situación angustiosa. No hay nada peor para un lanzador que no poder lanzar. Han sido tiempos difíciles para mí, con una lesión complicada, porque un tendón es algo serio», confesaba el madrileño, que ansía volver a recuperar la confianza en esa articulación, empezando por el partido del domingo en Palma del Río (12 horas).
Contra el colista de la clasificación, el Vestas Alarcos afronta «un partido trampa», como advierte Héctor González, que apuesta por «ir a por todas desde el principio, para intentar tener un partido tranquilo».


MANU DÍAZ, CASI DESCARTADO. En cuanto a la actualidad del equipo, las malas noticias siguen llegando en forma de lesiones. Con Martín Molina descartado, Manu Díaz también será baja en Palma del Río, con mucha probabilidad, por una rotura muscular. Además, el meta griego Kostas Kotanidis, que fue el mejor en Sarrià, arrastra una fascitis plantar.