La búlgara Georgieva será la candidata de la UE para el FMI

SPC
-

Los Veintiocho eligen a la directora ejecutiva del Banco Mundial como su apuesta para suceder a Lagarde tras arduas negociaciones

La búlgara Georgieva será la candidata de la UE para el FMI - Foto: Sergei Karpukhin

La falta de consenso entre los Veintiocho para decidir los cargos que a partir de noviembre dirigirán las instituciones comunitarias -hubo sonadas divergencias entre los jefes de Estado y de Gobierno comunitarios a principios de julio para designar, finalmente, a la alemana Ursula von der Leyen como aspirante a presidir la Comisión Europea-, se trasladó al ámbito económico. Así, las diferencias entre los Estados, que deben elegir al nominado por la UE para dirigir el Fondo Monetario Internacional (FMI) a partir de octubre estuvieron a punto de dejar en punto muerto la designación, si bien finalmente optaron por la búlgara Kristalina Georgieva, que se impuso por un escaso margen al holandés Jeroen Dijsselbloem tras una larga y ardua sesión de negociaciones.
La lista de nombres se redujo considerablemente. El jueves por la tarde, el portugués Mario Centeno se bajó de la carrera, y la española Nadia Calviño y el finlandés Olli Rehn hicieron lo propio ayer. De este modo, la pugna quedó entre el expresidente del Eurogrupo y la directora ejecutiva del Banco Mundial.
El ganador debía obtener la mayoría cualificada, lo que requiere el apoyo de un 55% de los Estados miembro (16 de los 28 actuales) que representen al menos el 65% de la población total de la UE, algo que no consiguió ninguno. A pesar de ello, Georgieva se colocó en cabeza en la votación de anoche, con un respaldo del 56% de países que aúnan el 57% de los ciudadanos europeos, un dato ante el que Dijsselbloem claudicó, deseando a su rival «el máximo éxito» en su carrera por convertirse en la máxima dirigente del FMI.
 

Renuncia de Calviño. A primera hora, se realizó una votación, cuyo resultado no se dio a conocer, pero tras la que Calviño y Rehn optaron por apartarse para facilitar un consenso.
La ministra de Economía en funciones justificó su baja en que «el Gobierno apuesta por lograr un acuerdo europeo» y, por eso, confiaba en que su renuncia ayude a «tener cuento antes un candidato único» para «mantener para Europa la silla del FMI». La socialista destacó que la línea a seguir para España es que el país tenga la representación que le corresponde y que cuente «con voz» en Europa. 
Poco antes de comenzar la segunda sesión, fue el banquero finlandés quien decidió dejar de competir, en un gesto que calificó como un paso para facilitar «un consenso amplio». «Retiro mi nombre de la lista para que podamos alcanzar un amplio acuerdo para el candidato europeo y apoyo en todo el mundo», anunció el gobernador del Banco Central finés.
Los ministros de Economía y Finanzas de la UE deberán forjar esa «candidatura de consenso», aunque no todos los países estaban cómodos con la idea de votar, entre ellos Alemania, para no dar una imagen de división similar a la mostrada el pasado julio. 
Dijsselbloem se había perfilado desde un primer momento como uno de los favoritos al contar con el apoyo de Alemania y Holanda, mientras que Francia cerraba filas con Georgieva. España, según fuentes comunitarias, se decantó por el holandés. 
El plazo de recepción de candidaturas en el FMI finaliza el 6 de septiembre y ese organismo, que desde su creación en 1945 siempre ha estado liderado por un europeo, aspira a completar el proceso el 4 de octubre con el anuncio formal de su nuevo director gerente en sustitución de la gala Christine Lagarde, quien previsiblemente se pondrá al frente del Banco Central Europeo (BCE) en sustitución de Mario Draghi.