Marisa Villa ayuda a romper barreras

Eduardo Gómez
-

La responsable del arbitraje femenino en España ha dirigido un curso para colegiadas en Palestina, un estado donde las mujeres no lo tienen todavía nada fácil en el deporte

Marisa Villa recibe un galardón por su labor. - Foto: LT

Marisa Villa acaba de vivir una experiencia tremendamente enriquecedora en Palestina. Laresponsable del arbitraje femenino en España, natural de Puebla de Don Rodrigo, ha dirigido un curso dirigido a colegiadas de ese estado, dentro del Programa de Asistencia para Árbitros que desarrolla la FIFA. «Ha sido un reto deportivo, ya que la gran mayoría de ellas llevaban muy poco tiempo como árbitras, incluso algunas no habían dirigido todavía ningún partido», relata la ciudadrealeña.
«El problema más importante al que nos hemos enfrentado es que no tienen cultura deportiva. En el apartado físico, su objetivo es conseguir una base sólida con entrenamientos diarios y en la parte técnica, tener la posibilidad de asistir a clases periódicamente, ver más fútbol en televisión y empezar a actuar en partidos escolares a partir de septiembre», continuó Villa.
El verano está siendo muy intenso para ella. Y es que antes de viajar a Palestina participó en la concentración de pretemporada de los árbitros de Primera División que se celebró en Biescas (Huesca).

Fotografía de familia de las participantes en el curso.
Fotografía de familia de las participantes en el curso. - Foto: LT
De su estancia en Palestina le ha llamado la atención cómo las alumnas que ha tenido son pioneras en el arbitraje en ese país. «Es increíble ver cómo han roto moldes y han decidido ser árbitras en un país árabe, en su mayoría de religión musulmana, con todo lo que eso conlleva», explica. Considera que la prioridad allí es «mejorar el nivel físico para pasar las pruebas mínimas exigidas. Tienen que empaparse de fútbol y aprender de los árbitros que vean en televisión».
Marisa Villa es una de las elegidas por FIFA para desarrollar estos cursos, con los que se pretende evolucionar en el mundo del arbitraje en países que aún están muy por detrás en este sentido. «Ahora cualquier chica tiene el apoyo de las Federaciones Nacionales  y de los organismos internacionales, en este caso la Confederación Asiática AFC y FIFA. Ellas tienen que romper barreras y hacer ver que una mujer puede arbitrar un partido de fútbol, algo que ya es habitual en los paises occidentales», concluye Villa, que en la actualidad es la máxima responsable del arbitraje femenino en España.