Seguridad en todos los medios y hasta en la nube

Hilario L. Muñoz
-

El Grupo de Investigación en Seguridad Y Auditoría de la UCLM recuerda que la clave para garantizar la seguridad en el ordenador y en el móvil es un antivirus y la coherencia

Seguridad en todos los medios y hasta en la nube

La seguridad informática se ha convertido en un conocimiento básico que todo ciudadano debe tener controlado en mayor o menor medida. Por ejemplo, está claro que un ordenador debe tener un antivirus, como primer escudo protector ante los ciberataques. En ello incide Luis Enrique Sánchez Crespo, profesor e integrante del Grupo de Investigación en Seguridad y Auditoría de la UCLM (GSyA), uno de los grupos claves en buscar nuevos modos de proteger las redes. Sánchez Crespo recuerda que para esa primera protección en España hay «una joya»: el Instituto de Ciberseguridad (Incibe), cuya web cuenta con aplicaciones para Pymes y ciudadanos. Se trata de una serie de «herramientas y cursos gratuitos orientados a protegerse» que demuestran que «proteger un ordenador no tiene por qué ser caro», explicó el profesor.
La segunda clave en la seguridad es no depender de la ‘bondad’ de los hackers si secuestran un dispositivo electrónico por lo que es necesario contar con «un sistema de copia de seguridad» y al ser posible que sea ajeno al espacio físico, para evitar que la pérdida de los datos se produzca por los robos físicos. La solución es tenerla en «la nube».
Un tercer elemento es que hay que «aplicar coherencia» al navegar por la red. Esto implica que «si algo es demasiado bueno» hay que dudar como se haría en la vida real. «La gente que quiere comprar algo por internet tiene que mirar y comparar críticas de los demás y si tiene un precio demasiado bueno es que puede haber engaño».
Por último, en un aspecto general hay que actualizar el software periódicamente y mantener una desconfianza con los correos electrónicos, lo que implica que para hacer cualquier trámite se escriban o se busquen direcciones oficiales vía web, en vez utilizar los enlaces de los mensajes.
Un elemento importante de estas recomendaciones es que ambas deben emplearse también en el uso del teléfono móvil. «Tiene su propio antivirus y hay que aplicar el mismo principio de hacer copias de seguridad». La diferencia, recordó Sánchez-Crespo, estriba en que hay costumbre ya de incluir elementos de seguridad a los soportes móviles, como la huella dactilar u otras contraseñas.
Un problema nuevo es emplear los mismos datos de contraseñas para toda herramienta de seguridad o página web. En este sentido, el investigador del GSyA recuerda que hay «escuchadores en las redes», personas que roban la red y conocen cada detalle de lo que ocurre en ella, por lo que hay que cambiar cada cierto tiempo las claves de acceso. 
 


Las más vistas