La Guardia Civil anuncia una subasta de 385 armas

HIlario L. Muñoz / La Tribuna
-
La Guardia Civil anuncia una subasta de 385 armas - Foto: Tomás Fernández de Moya

El proceso de pujas, solo para personas con licencia, se realizará el día 11 de marzo con pliego cerrado y las no adjudicadas quedarán reducidas a chatarra

El Boletín Oficial del Estado publicó este lunes las bases que regirán una nueva subasta de armas y que se celebrará el próximo 11 de marzo en la Comandancia de la Guardia Civil de Ciudad Real. El documento expone que son un total de 385 armas las que saldrán a venta pública y que como en anteriores ocasiones se podrán ver días antes. Aquellas no se vendan acabarán convertidas en chatarra. La subasta, como ya se viene anunciando, podría ser la última que se celebre, ya que el nuevo reglamento de armas prevé la desaparición de este tipo de procesos y de la burocracia que conllevan.
La puja en esta ocasión se realiza en la modalidad de pliego cerrado, lo que supone que aquellas personas que deseen adquirir una tendrán que depositar la documentación en el momento de la exposición. Este visionado a las armas será en la Comandancia de la Guardia Civil entre el 4 y el 8 de marzo en horario de 9.30 a 13 horas. Para realizar las pujas los postores deben acreditar que están en posesión de licencia de armas y que esta corresponda al arma por la que han decidido pujar. Además la adquisición de armas detonadoras, pistolas y revólveres, se adaptará a la orden que regula la posesión de este tipo de objetos.
Las 385 armas se dividen en 274 escopetas, 48 armas cortas (pistolas y revólveres), 12 riles, 27 carabinas y 24 armas de aire comprimido y otras. Cualquier persona interesada puede contactar con la Intervención de Armas y Explosivos de la comandancia en el teléfono 926 271 170.
Hay que recordar que las armas que no se adjudiquen serán reducidas a chatarra, tal y como marca la publicación del Boletín Oficial del Estado. En la última de estas subastas, efectuada el pasado mes de mayo, se adjudicaron 50 de 456 armas, por lo que casi el 90 por ciento de todas las que salieron a puja fueron llevadas a la chatarra.
Más información en la edición impresa