Las demandas de los barrios

Manuela Lillo
-
las demandas de los barrios - Foto: Rueda Villaverde

La mejora del asfaltado y el alumbrado destacan como principales peticiones de algunos de los grandes barrios de la capital. Los representantes vecinales reconocen la labor desarrollado por el Ayuntamiento aunque mantienen algunas peticiones

Con la legislatura dando sus últimos coletazos y los partidos políticos tomando nota para confeccionar sus programas electorales de cara a las elecciones de mayo, llega el momento de hacer balance de lo realizado y de sacar de la libreta de demandas todas las peticiones que se han quedado en el cajón del olvido en estos cuatro años o de reclamar las que no se han podido ejecutar, por lo que siguen como pendientes para el nuevo mandato. Las asociaciones de vecinos han servido de altavoz de estas peticiones para hacerle llegar al Ayuntamiento unas demandas que no en todos los casos han corrido la misma suerte y que, pese al cumplimiento de algunas, siguen teniendo en la recámara otras. 
El Pilar, que es uno de los barrios que se ha quedado prácticamente a cero en el capítulo de proyectos de Urbanismo por la parálisis que sufre la Edusi, tiene en su lista de demandas pendientes el soterramiento de contenedores, la ampliación del centro social o el arreglo en profundidad del campo de fútbol del parque, más allá de las pequeñas reparaciones efectuadas, según apuntó su presidenta, Carmen Rodríguez, tras afirmar no obstante que en esta legislatura se han mejorado «algunas cosas», que se nota «más limpieza» y se han «cambiado aceras» y arreglado zonas que estaban levantadas por las raíces de los árboles y que antes se encontraban «intransitables». «Poco a poco se van haciendo cosas y los que los más están haciendo han sido los de ahora», dijo en referencia al actual equipo de Gobierno de la capital. 
En La Granja, que es otro de los barrios que ha salido poco agraciado en el reparto de proyectos de urbanismo, su presidenta, Ascensión Merino, insistió en su demanda de limpieza y seguridad para el barrio, así como al hecho de que las farolas de las calles Brasil y Argentina se encuentran por encima de los árboles y «dan poca luz». Sin embargo, indicó que se están renovando bancos, arreglando árboles y actuando en mejorar la plaza América del barrio. 
A la espalda de la calle Barcelona, en el barrio de Larache, hay una parcela que a la asociación de vecinos de esta zona le gustaría que se convirtiera en un parque y así lo demandó su presidente, Valentín Romero, en referencia a las cuestiones que le gustaría para su barrio. Entre lo ya ejecutado, subrayó el arreglo de las calles Ceuta y Tetuán y la remodelación que se está llevando a cabo ahora en el parque de la carretera de Fuensanta. «Todo lo que prometieron lo han hecho, las cosas como son», dijo el representante de una asociación que, al igual que las dos anteriores, se mantiene activa. 
También está viva y a pleno funcionamiento la Asociación de Vecinos de Los Ángeles, que en esta ocasión demanda «más limpieza», ya indica que es una cuestión que «va por temporadas, no sabemos a qué se debe y prácticamente en todos los barrios dicen lo mismo», apuntó su secretario, Antonio Fernández. Entre las obras ejecutadas en el mandato de Zamora, destacó el arreglo de la plaza de la iglesia y aseguró que «más o menos hemos quedado bien» en cuanto a demandas al tener en cuenta que la ciudad requiere de muchas actuaciones y que es necesario un reparto para atender las distintas necesidades. 
El presidente de la Asociación de Vecinos Camino de La Guija, Luis Mario Sobrino, tiene clara la lista de peticiones. Explica que el solar paralelo a la calle Oretana lleva tiempo sin arreglar y que si, como ya parece  no se destinará a la segunda ronda, se debería acondicionar. Afirma que las tapas de todos los contenedores orgánicos está «rota» y que la zona verde que hay junto al colegio Don Quijote está «totalmente a oscuras», lo que da pie a inseguridad y al posible «menudeo de drogas». También pide la instalación de un cartel cerca del colegio para anunciar las asambleas o las actividades, mientras que en materia de movilidad demanda la instalación de un semáforo a la salida de la calle Cruz del Sur hacia la ronda. Sin embargo, Sobrino reconoció que se ha llevado a cabo la actuación de mejora del asfaltado de la calle Caracola y Oretana, aunque con distintos resultados en razón de su ejecución por parte de la Diputación y de la empresa adjudicataria. 
Por otra parte, advirtió del mal estado en el que se encuentra el de Zocoreal y subrayó el funcionamiento que sigue desarrollado esta asociación, que recientemente ha revalidado los cargos. Sin embargo, lamentó que la Federación de Asociaciones de Vecinos (Flave) desapareció hace cuatro años y que se encuentra «hibernando como los osos». Le gustaría «reflotarla», pero no encuentra gente. 
 Por su parte, desde el barrio de Plaza Mayor demandaron la mejora de la calle Montesa, el arreglo de las baldosas del centro que se encuentran en mal estado, la regulación de las bicicletas por las zonas peatonales, la mejora de la limpieza, en especial de los excrementos caninos, así como el control de las terrazas, dijo su secretario, Manuel López Francia, apelando en muchos casos al civismo y la educación. Por su parte, la presidenta de Los Rosales, María Ángeles Casado, reclamó la mejora del alumbrado de algunas zonas, así como el asfaltado de más calles y la mejora de la limpieza en algunas épocas del año. 
Por último, Jaime Vélez, de la asociación de Pío XII, demandó el asfaltado de calles, el arreglo de acerados, la mejora del alcantarillado, así como un proyecto para dotar de accesibilidad al centro social y mejorar el estado de la parte trasera del centro, así como mayor limpieza, dijo tras subrayar que está asociación desarrolla actividades todo el año con unas cien personas.