Una madre y sus dos hijos, los posibles casos de listeriosis

EFE
-

Los posibles afectados de Cuenca comieron la carne en una cena familiar en Sevilla. A los pocos días comenzaron con fiebre alta, dolores musculares y otros síntomas. En el centro de salud andaluz lo diagnosticaron como cuadro vírico o infección

Los tres fueron al Hospital de Cuenca a hacerse pruebas - Foto: Reyes Martínez

Los tres probables afectados por listeriosis en Cuenca, que están pendientes de confirmación, son una madre y sus dos hijos de 25 y 26 años, que consumieron la carne contaminada por la bacteria durante unas vacaciones en la provincia de Sevilla, el 12 de agosto, y reconocen haberlo pasado «muy mal» aunque ya están en fase de recuperación.
Así lo explicó, en declaraciones a Efe, Carmen S., la mujer afectada y madre de los otros dos posibles afectados, que está convencida de que los análisis a los que les ha sometido Sanidad confirmarán la presencia de la bacteria.
Relató que consumieron carne de marca «La Mechá» en una cena familiar en Sevilla y a los pocos días comenzaron con fiebre alta, dolores musculares y otros síntomas, pero solo los miembros de la familia que habían comido carne, no sus otros dos hijos ni, «gracias a Dios que no», su madre, que tiene 90 años.
Indicó que en un primer momento acudieron al centro de salud de la localidad sevillana donde se encontraban, pero les diagnosticaron cuadros víricos o infecciones, y al no mejorar decidieron volver a Cuenca donde acudieron también al médico, que también lo vio como un proceso vírico «porque aquí no habían llegado los protocolos».
Sin embargo, Carmen indicó que ese mismo día comenzaron a aparecer las noticias en medios de comunicación y, como había traído la carne sobrante, cotejó la marca y el lote y vio que coincidía con la de la partida contaminada.
Manifestó que este miércoles 21 de agosto les avisaron de Sanidad y estuvieron haciéndose pruebas en el Hospital Virgen de la Luz, además de haber llevado a analizar la carne que sobró, y esperan tener los resultados de sus cultivos en unos diez días.
Carmen admitió que lo han pasado «francamente mal» y recomienda a todas las personas que se puedan encontrar en una situación similar que acudan al médico.