Los pleitos por cláusulas suelo se multiplican por nueve

Pilar Muñoz
-
Los pleitos por cláusulas suelo se multiplican por nueve - Foto: TOMÁ?S FERNÁ?NDEZ DE MOYA

El Juzgado número 3 acusa una sobrecarga de trabajo desde que se decidió que tramitará todas estas demandas y muestra de ello es que ha pasado de 178 procedimientos contenciosos a 1.596 en 2018

Los números del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Ciudad Real delatan la situación de sobrecarga que acarrea desde hace un año, cuando se dispuso que se encargara de tramitar todas las demandas de cláusulas suelo de la provincia de Ciudad Real. En un año se han multiplicado por nueve la pendencia en el orden civil, es decir los asuntos en trámite de esta materia.
De 178 procedimientos contenciosos se ha pasado a 1.596, según indica a La Tribuna el juez Gonzalo de Diego, titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Ciudad Real, que tiene también la competencia del Registro Civil.
El magistrado recuerda que el 1 de enero de 2018 se dispuso que en la provincia de Ciudad Real fuera el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 el que tuviera atribuida «la competencia exclusiva y excluyente para conocer de todas las demandas relativas a condiciones generales recogidas en los contratos de financiación con garantías reales inmobiliarias en los que el prestatario sea una persona física, incluidas las relativas a las denominadas cláusulas suelo», indica en declaraciones a este diario.
En este año se han disparado los números y a pesar del volumen de asuntos registrados, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), órgano de gobierno de los jueces, ha decidido prorrogar la medida, que el juzgado siga encargándose de las cláusulas suelo durante todo 2019.
De este modo, «a partir de ese momento, en materia civil sólo conoce de este tipo de asuntos», aunque continúa tramitando hasta su conclusión los que ya hubieran tenido entrada con anterioridad. Esto en lo que respecta a la parte civil, ya que también mantiene la competencia, sin ningún tipo de modificación, tanto de la materia penal como del Registro Civil. Materias que durante el año 2018 han tenido prácticamente el mismo número de asuntos que durante los años precedentes.
Según el magistrado, lo más destacable de la especialización impuesta por el Consejo General del Poder Judicial ha sido que se ha pasado de una pendencia en materia civil de 178 procedimientos contenciosos, excluidos los asuntos de Derecho de familia, a 1.596 a 31 de diciembre de 2018.
Durante el citado año se han incoado un total de 2.444 procedimientos contenciosos de jurisdicción civil, sin los relativos a familia, de los que se han resuelto 1.038.
El Juzgado que dirige Gonzalo de Diego ha dictado un total de 663 sentencias, 256 autos finales y 348 decretos que ponen fin al procedimiento (incluyendo los relativos a incidentes).
Medida de refuerzo. El Poder Judicial es sabedor de la situación que atraviesa el Juzgado mixto número 3 de Ciudad Real desde que le encomendó la tarea de tramitar todas las demandas de cláusulas suelo de la provincia y por ello entendió que necesitaba una medida de refuerzo.
De este modo, el juzgado ha contado con una juez de refuerzo desde el 2 de julio de 2018 hasta el 7 de enero de 2019, fecha en la que tomó posesión otro magistrado en comisión de servicios por un periodo de seis meses, como avanzó La Tribuna el pasado día 26.
También ha habido varias prolongaciones de jornadas de funcionarios de auxilio, tramitación y gestión procesal que, salvo una, se iniciaron a mediados de diciembre.
Unas medidas «insuficiente para hacer frente a la ingente cantidad de asuntos que entra a diario», hasta el punto de que se ha pasado de señalar los juicios o audiencias en un plazo de cuatro a seis semanas a principios de 2018, a casi un año. «El último juicio está señalado para el 18 de diciembre de 2019. Sin olvidar los asuntos pendientes de señalar», señala el juez, para, a renglón seguido, añadir que «ello supondrá llegar a 2020 dentro de muy poco tiempo, salvo que se adopten medidas que permitan impedirlo o, al menos, se mantengan las acordadas hasta la fecha». En este sentido, precisa que «no se puede valorar en este momento cuáles serán los resultados de las prolongaciones y asignaciones efectuadas, al haber transcurrido muy poco tiempo desde la su adopción de las medidas».
 De este modo, lejos de bajar el ritmo de entrada, «se ha incrementado notablemente». De forma que registraron 360 asuntos el primer trimestre, 675 el segundo, 472 el tercero y 915 el último. De ahí que, excluyendo el mes de agosto por ser inhábil, «el volumen de entrada de este tipo de asuntos puede fijarse en casi 250 nuevos procedimientos por mes, que ascienden a más de 300 en el cuarto trimestre», destaca el juez Gonzalo de Diego.