Afymos confía en abrir una segunda vivienda tutelada

Ana Pobes
-
Afymos confía en abrir una segunda vivienda tutelada

La Asociación de familias y amigos de personas con alguna discapacidad (Afymos) de Socuéllamos está trabajando para que la localidad cuente con una segunda vivienda tutelada. Pero para ello necesita el apoyo económico de la Junta de Comunidades

La Asociación de familias y amigos de personas con alguna discapacidad (Afymos) de Socuéllamos está trabajando para que la localidad cuente con una segunda vivienda tutelada. Pero para ello necesita el apoyo económico de la Junta de Comunidades, ya que sin su ayuda el proyecto no sería posible. Por ello, la presidenta de la Asociación, Pilar Alarcón, confía en que el Gobierno regional reserve una partida en los presupuestos regionales para que esta iniciativa «tan necesaria» vea pronto la luz. «El Gobierno regional reconoce la necesidad de implantar este recurso a nivel provincial y regional, pero hay que esperar a los presupuestos para ver si se puede asumir», lamenta. De momento, y a falta de que llegue el dinero necesario para su puesta en marcha, la asociación ya ha buscado el edificio que acogerá la vivienda tutelada, y que cuenta  con el visto bueno de los servicios técnicos de la Junta de Comunidades. Se trata de una casa «antigua pero arreglada y muy bien cuidada», situada en el paseo Calvo Sotelo y con una superficie de 400 metros cuadrados distribuidos entre el patio y las distintas dependencias entre las que se encuentra la habitación del cuidador, quien «tendrá su propio espacio». Vivienda en régimen de alquiler, cuya mensualidad tendrá que abonar el Ejecutivo autonómico. De ahí, recalca Alarcón, la importancia de que llegue el dinero de las arcas regionales, aunque la asociación trabaja también en la búsqueda de otras líneas de financiación a través de la Obra Social La Caixa y el Grupo de Acción Local Mancha Norte. Y es que, calcula Alarcón, para su puesta marcha y apertura se necesitaría entre 100.000 y 200.000 euros, cuantía «imposible» de sufragar con los «pocos» recursos de la asociación, por lo que «habrá que esperar qué  ocurre con los presupuestos regionales». Está claro que su apertura depende de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, quien «cubriría el desembolso a través de una subvención», pero «Afymos pone también todo de su parte para buscar otro tipo de financiación», subraya su presidenta. De la nueva vivienda tutelada se beneficiarán seis personas con discapacidad diferente, aunque a pesar de que aún no ha abierto sus puertas «ya existe lista de espera» en Castilla-La Mancha para este tipo de servicios, lo que demuestra que esta vivienda es «una demanda». Los usuarios procederán de otros lugares de la región y no de Socuéllamos con el objetivo de que este tipo de personas «rompan el cordón umbilical familiar y se despeguen de los lazos familiares». Afymos ya tiene experiencia en este tipo de proyectos, pues desde hace tres años cuenta con otra vivienda tutelada de la que se benefician cinco personas más el cuidador, por lo que «no solo se fomenta la independencia entre sus usuarios sino que también se genera empleo». Así, la profesionalidad que ha caracterizado al servicio que ofrece la Asociación de familias y amigos de personas con alguna discapacidad en su primera vivienda tutelada ha contribuido también, según Alarcón, a esa lluvia de solicitudes. Tras varios años trabajando para aumentar sus servicios con esta nueva vivienda tutelada, Alarcón reconoce que éste ha sido el primer año que responsables de Afymos se han reunido con técnicos y encargados de la Consejería, por lo que todo está preparado a falta de que el Gobierno de García-Page dé luz verde a la financiación. Afymos es una asociación que se «encarga de velar por la calidad de vida de personas con discapacidad» a través de varios servicios como la vivienda tutelada, el centro de día y el servicio de capacitación sin olvidar además sus terapias como logopedia, fisoterapia y terapia ocupacional, entre otros muchos. Diferentes prestaciones de las que se benefician más de un centenar de usuarios y que se desarrollan gracias a la Junta de Comunidades, ya que el Gobierno regional es su principal fuente de ingresos, aunque la asociación aporta un 20 por ciento a través de lo recaudado por las terapias y en su gala anual, y convenios como los firmados recientemente con el Ayuntamiento de Socuéllamos y que asciende a unos 8.500 euros.