scorecardresearch

«El negacionismo es un gran aliado de la violencia»

A. Criado
-

Entrevista con la vicepresidenta de la Diputación Provincial

Petra Sánchez Bonales. - Foto: LT

La Diputación de Ciudad Real se suma un año más a la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, haciendo hincapié en la importancia de concienciar y hacer visible un problema que hay que atajar entre todos como sociedad.

A pesar del esfuerzo realizado por administraciones y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el número de mujeres asesinadas por violencia de género se eleva ya a 37 este año en nuestro país. ¿Qué está fallando?

Sin duda, el papel de las administraciones y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es imprescindible, pero debe ser un esfuerzo colectivo. Hay otros aspectos muy importantes en los que debemos seguir trabajando, como son la sensibilización y la concienciación de la población. Las acciones encaminadas a fomentar la conciencia y la sensibilización en este ámbito son urgentes e inaplazables para obtener como resultado una sociedad implicada y dispuesta a actuar ante la violencia contra las mujeres.

La violencia machista es una realidad que se presenta ante nosotros y nosotras este año con 37 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas. Y ésta solo es la punta del iceberg de multitud de violencias que sufren las mujeres y en las que se incluye el acoso, el chantaje, las amenazas, los desprecios o las relaciones sexuales no consentidas. Reincidir en este mensaje se hace cada día más necesario para poder combatir otro de los grandes aliados de la violencia de género: el negacionismo. Y ahí debemos estar todas las fuerzas políticas y toda la sociedad. Negando la violencia machista lo único que hacemos es desproteger a las víctimas y dar fuerza al maltratador.

La Diputación de Ciudad Real gestiona una casa de acogida. ¿Qué servicios ofrece? ¿Se ha producido un descenso en el número de mujeres atendidas en los últimos años?

La Casa de Acogida de la Diputación de Ciudad Real es una prioridad para la Institución provincial. Sus servicios están orientados a ofrecer alojamiento en condiciones de seguridad a mujeres que sufren violencia machista y se ven obligadas a abandonar su hogar, en multitud de ocasiones con sus hijos e hijas. Este servicio fue pionero en la región y hoy es un referente en el sistema de protección de víctimas de violencia machista.

La atención no se limita únicamente a dar cobertura habitacional, sino que se acompaña a la víctima de forma integral, continua y especializada. El trabajo no finaliza cuando dan el primer paso y se alejan de la violencia. Realmente es ahí donde comienza la batalla para seguir adelante, por eso el equipo multidisciplinar de profesionales que acompañan a estas mujeres es esencial para erradicar la violencia de género. Desde aquí quiero reconocer y agradecer el gran trabajo que hacen.

¿Qué otras actuaciones o programas desarrolla la Diputación de Ciudad Real para contribuir a la erradicación de la violencia de género?

La Institución provincial, además del ámbito de atención a las víctimas como hemos explicado anteriormente, trabaja en otras áreas como son la visibilización y la concienciación. La visibilización la fomentamos a través de campañas en medios de comunicación provinciales y regionales con un doble objetivo. Por un lado, sensibilizar a la población ante este problema social y, por otro, ser un canal de información para posibles víctimas o personas que estén viviendo en su entorno una situación de violencia machista. La concienciación la trabajamos a través de talleres que llegan a los centros escolares y en los que se fomenta el desarrollo de relaciones personales basadas en la igualdad de género y alejadas de cualquier tipo de violencia, control o amenaza.

La educación y la formación desde edades tempranas son claves para concienciar contra esta lacra social. ¿Qué iniciativas desarrolla la Institución provincial en este ámbito?

La concienciación y la sensibilización se hacen imprescindibles para combatir la violencia de género y entre la población joven adquiere mayor relevancia. Hay datos preocupantes de negacionismo entre los más jóvenes y de comportamientos machistas en sus relaciones no solo de pareja, sino también entre amigos, con sus profesores o con sus familias. Por este motivo, trabajamos las campañas de concienciación con ellos y ellas desde las aulas. En ellas se trabaja la violencia machista desde todos los aspectos e incidiendo de manera especial en la que se ejerce a través de las redes sociales con situaciones de control, acoso o, incluso, chantaje. Nuestro principal objetivo es fomentar entre los más jóvenes relaciones basadas en la igualdad entre hombres y mujeres no solo para erradicar la violencia machista, sino para que también apliquen esta igualdad de género en todos los ámbitos de su vida laboral, social, familiar y personal.

¿Estamos cerca de lograr la igualdad efectiva entre hombres y mujeres o se avanza muy despacio en esta materia? ¿En qué ámbitos es necesario incidir?

A veces es necesario mirar hacia atrás para ver con objetividad que han sido muchos los logros que se han conseguido en materia de igualdad entre hombres y mujeres. Debemos mucho a las mujeres que nos precedieron en estas reivindicaciones para que hoy mujeres como yo podamos, por ejemplo, ejercer un cargo público y poner en marcha políticas que ayuden a avanzar en igualdad. Sin duda, el camino que aún nos queda por recorrer es largo, pero ahora contamos con un elemento diferenciador: el compromiso de las administraciones y de la sociedad para lograr la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Estamos avanzando con convicción y determinación.

Lo que no podemos permitirnos es dar ningún paso atrás. La igualdad debe ser efectiva en todos los ámbitos y ahí se incluye el laboral, el social y el familiar pero también en el personal. Todos y todas a lo largo del día podemos desarrollar alguna actitud machista, por eso lo más importante es saber identificarla y rectificarla para aprender a vivir en igualdad. Cada uno y cada una desde su papel, desde su trabajo, desde su ámbito familiar o desde cualquier actividad que desarrolle puede dar pasos que nos ayuden a avanzar en igualdad. Debemos concienciarnos de que necesitamos a todos y a todas para construir una sociedad basada en la igualdad.

¿Qué iniciativas desarrolla la Diputación para reducir la brecha que existe en materia de igualdad entre las ciudades y el mundo rural?

La Diputación tiene como objetivo garantizar la igualdad de servicios, infraestructuras y derechos entre quienes viven en el medio rural y quienes viven en zonas urbanas y esto también incluye, por supuesto, el acceso a iniciativas, formaciones y atención en materia de género en nuestros pueblos. En el caso concreto del medio rural, debemos ser conscientes de que estas mujeres se enfrentan a una doble discriminación. Por eso, nuestro empeño está en llegar a ellas y hemos aumentado los recursos económicos. Por ejemplo, en el presupuesto para 2022 que ya ha presentado el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, se incluyen 230.000 euros para políticas de igualdad de género y convocatorias de mujer en el medio rural.

Es importante acercar al medio rural recursos y formación en igualdad para garantizar el acceso a una cultura de la igualdad en nuestros pueblos. Además, debemos alzar la voz contra los prejuicios sobre el papel de la mujer en el medio rural mostrando cómo las mujeres han sido y son vitales en el desarrollo económico, social y político de nuestros pueblos, siendo en muchas ocasiones pioneras en materia de emprendimiento, de acción política y de dinamización social.

El presidente del Gobierno se ha comprometido a abolir la prostitución en España mediante una ley integral. ¿Cómo valora este anuncio?

Muy positivamente, ya que desde la Diputación de Ciudad Real compartimos este objetivo. De hecho, el pasado 24 de septiembre nos adherimos en Pleno a la Red de Entidades Libres de Trata y Prostitución. Con esta declaración institucional se pretende deslegitimar social y públicamente a las personas prostituidoras, protagonistas, actores responsables y cómplices activos de esta forma de violencia de género. Además, siguiendo el ejemplo de la normativa sueca, en ningún caso se irá contra las mujeres prostitutas ni se pretenderá su penalización o sanción, sino que se trabajará en el diseño de servicios sociales integrales que estén dirigidos a cualquier mujer que desee abandonar la prostitución, protegiendo a sus hijos e hijas y también orientados a educar en igualdad.