"Es un palo duro"

Eduardo Gómez
-
Matías Gómez. - Foto: JUAN LAZARO

El bolañego Matías Gómez se une a las críticas por la decisión de dejar fuera al karate del programa olímpico para los Juegos de París 2024

La exclusión del kárate del programa olímpico de cara a los Juegos de París 2024 ha supuesto un tremendo revés para este deporte, que se estrenará en Tokio 2020 y que ya sabe que, pase lo que pase, no continuará formando parte de los Juegos Olímpicos. Una decisión realmente sorprendente y tomada por el comité organizador de estos Juegos de 2024, que ha optado por introducir modalidades como surf, escalada, ‘skateboard’ y el ‘breakdance’.
Desde que se hizo oficial la noticia, las reacciones se han sucedido. Deportistas, entrenadores y responsables de la gestión de este deporte se han unido para mostrar su descontento, acentuado porque la decisión se ha tomado antes de que el karate se estrene incluso en el programa olímpico y sin conocer la repercusión o el éxito que puede tener en Tokio 2020.
Uno de los karatecas españoles más destacados y laureados es el bolañego Matías Gómez. Con un palmarés impresionante, el manchego está buscando su clasificación para los Juegos de Tokio 2020 y no oculta que esta decisión es un revés muy importante para el karate. «Nadie se esperaba esta noticia. Ha sido una desilusión tremenda. Es un auténtico palo».
«Incluso había rumores de que en París 2024 iba a aumentar el número de pesos en la modalidad de combate, así que ha sido inesperado totalmente», continuó Matías Gómez, que recalcó que «es un palo tremendo para los que estamos ahora en la élite, pero también para las generaciones de futuro, que van a ser los más perjudicados».
Matías Gómez, que posee títulos mundiales, europeos y nacionales en su palmarés, va más allá y considera que «con esta decisión han jugado con la ilusión de muchos chavales porque no es lo mismo practicar un deporte que es o no es olímpico. Van a cortar de raíz la progresión de muchos jóvenes porque no es lo mismo estar en el programa olímpico que no estar. Los apoyos y los patrocinios no son los mismos», reiteró.
«Es un paso atrás, pero no queda otra que seguir luchando para que el karate vuelva a ser incluido», aseveró Matías Gómez, que llegó a ser en su día imagen de la campaña para que el karate fuese olímpico. «Nadie sabe la repercusión que va a tener el karate en los Juegos. Si todo hubiese ido mal, se podía entender, pero no nos han dado opciones y nos sacan a las primeras de cambio».