Casi 50 acciones extraordinarias en árboles con la poda

M.Lillo
-
Casi 50 acciones extraordinarias en árboles con la poda - Foto: Tomás Fernández de Moya

En su mayoría son por pudrición y suponen el 0,48% de actuaciones en relación a los 10.400 árboles podados hasta la fecha

Las tareas de poda del arbolado de la capital han venido acompañadas esta temporada por una inspección visual con el fin de detectar posibles problemas estructurales y funcionales de los árboles y la realización a su vez de las actuaciones necesarias para minimizar los riesgos de caída o fractura de ramas y árboles. Ese análisis ha dado lugar a la realización de actuaciones «extraordinarias» en cerca de 50 árboles de la capital, concretamente en algunos ubicados en las rondas, en el parque de Gasset, en el paseo Carlos Eraña y en la calle Toledo.  
En la mayoría de los casos, esos árboles han presentado problemas de pudrición, en mayor o en menor medida, de manera que desde el área de Medio Ambiente se ha procedido a la instalación de tensores o elementos estáticos o dinámicos, así como, en los casos en los que ha sido inevitable, su tala para la posterior reposición con nuevas unidades de arbolado. Así lo pusieron de manifiesto a este diario desde el área de Medio Ambiente tras detallar que son actuaciones que van más allá de las que se desarrollan de manera normal durante la poda y que principalmente consisten en la retirada de las ramas que puedan presentar problemas o rebajar las dimensiones de la copa, entre otras.
Los trabajos de poda, que se están desarrollando «con normalidad», se han ejecutado ya en el 75 por ciento del arbolado previsto. En concreto, han alcanzado ya a 10.400 unidades, de las cuales 6.700 se encuentran en parques y jardines y 3.700 en el viario público. De este modo, las casi 50 actuaciones extraordinarias realizadas apenas suponen un 0,48 por ciento en relación con los más de 10.000 árboles podados hasta la fecha.
De este modo, desde el área de Medio Ambiente pusieron de manifiesto que el conjunto del arbolado de la ciudad «goza de una salud aceptable y no se ha visto un peligro visual de riesgo inminente». No obstante, matizaron que «no todo se ve visualmente» aunque recordaron que, con motivo de la elaboración del Plan Director del Arbolado, que se realizó en la pasada legislatura, se utilizaron aparatos de análisis del arbolado en zonas en las que se había detectado la necesidad de un análisis más exhaustivo, que están «localizados y controlados», sin que se hayan detectado nuevas zonas en las que se deben utilizar estos aparatos. La poda finalizará a mediados de marzo.