La torería de Curro Díaz inunda Pinos Bajos

R. Z.
-

Tentadero en las posesiones de Víctor y Marín con el linarense y los novilleros Jorge Molina y José Antonio Condés

La torería de curro díaz inunda pinos bajos

Mañana de tentadero en ‘Pinos Bajos’ con la familia Lasanta de anfitriones; los recuerdos sobrevuelan entre nombres que ya no están entre nosotros como aquella voz del viejo patriarca: ¡Vistaaaa! decía cuando la becerra ya había cumplido con el caballo. Próximo a la casa, un cercado con vacas que miran detenidamente a los  intrusos. A lo lejos, en la falda del monte, una veintena de utreros -entre ellos un jabonero precioso- buscan el agua con andar cansino. El hierro de la uve y la eme se destacan en los burladeros y en el azulejo de la entrada de la casa que guarda el sabor de la sencillez.

El mayoral y piquero Ignacio Sánchez, ajusta el caballo; mientras, saludamos a los lidiadores y a la familia. Curro Díaz, torero muy del gusto del aficionado lleva varias temporadas en la parte alta del escalafón y con éxitos en plazas de primera.

Superadas las cimas de San Isidro y Pamplona, comienza el periplo de las plazas francesas y norteñas. El de Linares está como un ‘junco’ y puede con todo lo que le echen...da gusto verle por su torería y elegancia ante la cara del toro. Se dice que los toreros de arte andan escasos de valor, no es el caso de Curro que ha demostrado su poderío frente a divisas consideradas duras. Su toreo vertical posee el secreto de la colocación y del juego de muñeca. Con las becerras dio una lección de torería y de pundonor. Hubo cuatro ‘coloraditas’ que se arrancaron de largo al caballo y que tuvieron su ‘picante’. La negra de pelo que salió en segundo lugar, fue muy completa a lo largo de su lidia. De nota alta.

La torería de curro díaz inunda pinos bajosLa torería de curro díaz inunda pinos bajos - Foto:

Le acompañaron Jorge Molina, un novillero de Torrijos que tiene buena planta y sentido del temple. Habrá que seguirle. José Ángel Condés, de Tomelloso, esbozó buenos muletazos y dio series estimables. Otro joven a tener en cuenta. Fijeza, nobleza y buena lidia de Oscar Castellanos en la plaza cuadrada con olor a tierra mojada. Ignacio Sánchez, desde el caballo administra la vacuna y el cicatrizante oportuno. Muchos de los que hablan sin conocimientos tendrían que ver el trato que se le da al ganado bravo.

Tranquilidad campera que se rompe con el ‘reburdeo’ de los utreros a lo lejos. El tentempié con vino fresquito y tortilla española dieron paso a la charla amigable. Un placer.


Las más vistas