Aumenta en número de incendios en lo que va de campaña

M.Lillo
-

Los últimos siniestros registrados en Puertollano y Viso del Marqués podrían elevar ya a más de 500 las hectáreas afectadas

Aumenta en número de incendios en lo que va de campaña - Foto: Tomás Fernández de Moya

La provincia de Ciudad Real ha registrado un incremento del número de incendios en lo que va de campaña, la cual arrancó el pasado 1 de junio «con un nivel de peligro más alto que otros años», debido a una primavera «extremadamente seca» y a unas temperaturas altas que dejaron la primera ola de calor ya en el mes de junio, con una máxima de 42,7 grados el día 26, la más alta para un mes de junio. La delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Olmedo, se refirió a principios de junio a dichas circunstancias meteorológicas que condicionan en gran medida el número de siniestros por fuego, por lo que hizo un llamamiento a extremar la precaución y a alertar a los servicios de emergencia al tener el más mínimo indicio de fuego.  
En concreto, los datos facilitados a este diario por la Dirección General de Política Forestal y Espacios     Naturales de la Junta de Comunidades reflejan que desde enero y hasta el pasado viernes 19 de julio, se habían contabilizado en la provincia un total de 21 incendios, un 50% más de los registrados en el mismo periodo del año pasado, cuando fueron 14.
No obstante, se trata de unos datos provisionales a los que, de momento, no se ha incorporado la información relativa a cuatro de los últimos incendios que se han sufrido en la provincia y que, además, han sido los más significativos en cuanto a su afectación. Se trata de los incendios registrados el día 13 en Guadalmez y Retuerta del Bullaque, así como del declarado el viernes pasado en Puertollano, en la pedanía de El Villar y la Dehesa Boyal, y el declarado el lunes y extinguido ayer martes en el término de Viso del Marqués.
De este modo, el número de incendios declarados en lo que va de campaña se elevarían ya a 25. No sólo ha aumentado el número de incendios, también lo ha hecho el de conatos, es decir, los siniestros por fuego que afectan a una superficie forestal inferior a una hectárea gracias a la rápida actuación de los servicios de emergencia y extinción de incendios.
En concreto, los conatos registrados en la mencionada estadística se cifraban en 47 a fecha del pasado 19 de julio, frente a los 23 del mismo periodo, es decir, el doble. En este contexto hay que tener en cuenta que el año pasado fue «atípico» en la lucha contra los incendios, ya que hubo una baja incidencia debido en gran parte a las abundantes lluvias que se registraron durante la primavera pasada, que se unieron además a un verano que no fue excesivamente caluroso, según señalaron fuentes de la empresa Geacam.  
superficie afectada. El número de siniestros tiene una incidencia directa en las hectáreas de superficie forestal afectadas. La estadística registrada hasta el día 19 contabilizaba 212,45 hectáreas quemadas en la provincia, aunque, al igual que en el dato referente al número de incendios, tampoco se tiene en cuenta aún la superficie dañada en los últimos incendios, debido a la labor que se requiere para recopilar en un informe toda la información del siniestro.
El incendio de mayor envergadura de lo que va de campaña en cuanto a superficie forestal afectada ha sido el de Puertollano, que tuvo lugar en la zona de la pedanía de El Villar y la Dehesa Boyal. El Plan Infocam de Castilla-La Mancha lo dio oficialmente por controlado a las 20.45 horas del sábado y exigió de un operativo de control y extinción que sumó un total de 315 personas y 76 medios aéreos y terrestres desde que el fuego fuera detectado por un vigilante fijo sobre las 13.25 horas del viernes día 19. Se estima que han podido arder en este siniestro unas 200 hectáreas, según fuentes consultadas por este diario, aunque se está a la espera del informe definitivo.
Por lo que respecta al incendio de Viso del Marqués, declarado el lunes y extinguido ayer martes, la primera estimación sobre la superficie afectada por las llaman rondaba las 100 hectáreas de «rastrojeras y monte bajo entremezclado con zonas más espesas», según informó el alcalde de este municipio de la provincia. Ambos, sumados a los declarados el día 13 en Guadalmez y en Retuerta del Bullaque hace la previsión puede superar ya las 500 hectáreas de superficie afectadas, según las mencionadas fuentes de la empresa Geacam.