Rivilla se queda con lo positivo

Manuel Espadas
-
Jesús Revilla (segundo por la derecha), junto al resto del cuerpo técnico de la selección - Foto: RFEBM

El preparador físico de la selección destaca la «entereza» y «dignidad» mostradas en un Mundial en el que los resultados no acompañaron

España acaba de dejar atrás un Mundial más amargo aún que el último, cuando la selección finalizaba en quinto lugar. Esta vez los ‘Hispanos’ se han conformado con la séptima plaza, salvando al menos su presencia en uno de los torneos donde se repartirán billetes para los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020;algo que no ha servido de consuelo para el vigente campeón de Europa. 
Jesús Rivilla, miembro del cuerpo técnico encabezado por Jordi Ribera, analiza lo ocurrido sin buscar excusas aunque sí argumentos positivos. El puertollanero, máximo responsable de la preparación física de los jugadores, no oculta que «los resultados estuvieron por debajo de las expectativas y debemos reflexionar sobre zonas de mejora y aspectos que debemos implementar para que esta experiencia nos haga mejores», pero también recuerda que «el equipo compitió en todos y cada uno de los partidos clave», y atribuye a «detalles» que la balanza no cayera del lado español, como la finalización con éxito de las jugadas claras de gol. Además, lamenta que el calendario de España ha sido «un disparate», con duelos contra Islandia, Japón, Macedonia y Croacia en cinco días,  que es «de locos».
Jesús Revilla, muy frustrado también por la grave lesión de rodilla de dani Dujshebaev, prefiere destacar un par de aspectos positivos «a la altura de las medallas»: la «valiente» decisión técnica de incluir a Rodrigo Corrales por Sterbik nada más tener el alta médica, la «entereza» que mostró el equipo tras la derrota de Croacia, y la «dignidad» con que compitió contra Alemania cuando ya no había nada en juego.