Dionisio Cañas aboga por el asociacionismo gremial

A. Criado
-

El 'Libro Blanco de la Cultura de Tomelloso', presentado el pasado fin de semana, hace una radiografía de la situación cultural de la ciudad y ofrece 180 sugerencias

Dionisio Cañas aboga por el asociacionismo gremial

El poeta y artista tomellosero Dionisio Cañas aboga por la creación de un comité de asesores culturales y el asociacionismo gremial para darle un nuevo impulso a la cultura de la ciudad que, a su juicio, «se ha quedado estancada». «La cultura no puede centrarse sólo en el pasado, aunque éste sea excepcional», afirma en declaraciones a La Tribuna unos días después de la presentación en sociedad del Libro Blanco de la Cultura en Tomelloso, una publicación que «hace una descripción de la situación actual y ofrece a las instituciones públicas y privadas 180 sugerencias».
Este trabajo, editado por el propio Dionisio Cañas y el colectivo Acento Cultural, aborda la cultura en la localidad desde una perspectiva «constructiva» y aporta 180 propuestas, fruto de la participación ciudadana, con el objetivo de contribuir a su mejora. Francisco Navarro y Ricardo Ortega Olmedo son los otros dos promotores de un proyecto que es «pionero en Castilla-La Mancha» y que ha contado con la participación de más de 130 vecinos, a los que se les ha remitido una encuesta, y un comité científico formado por 17 personas.
Cañas insiste en que «era necesario realizar un estudio de la cuestión cultural de Tomelloso, analizando el pasado y el presente, pero sobre todo con vistas al futuro para que cambie el ámbito cultural de la ciudad al siglo XXI». En este sentido, el poeta apuesta por «una mayor participación ciudadana» con la creación de un comité de asesores culturales o consejo local de la cultura, que actúe como interlocutor con las instituciones públicas y privadas. Otra de las recomendaciones pasa por acabar con el individualismo y fomentar el asociacionismo por gremios culturales, pudiendo así «compartir ideas y subvenciones».
Una mayor inversión en promoción cultural, reducción de las tasas públicas, espacios autogestionados, la integración de un teatro al aire libre dentro de un futuro parque, implementar la Agenda 21 de la cultura, la convocatoria de becas artísticas, la organización de actividades multiculturales e intergeneracionales, la construcción de una nueva biblioteca, la realización de estudios de público, un plan estratégico de subvenciones y la creación de una concejalía única con un responsable al frente que acredite preparación en la materia son otras de las propuestas que recoge el Libro Blanco de la Cultura en Tomelloso.
«Nuestro papel, como un entrenador, tiene que ser el de apoyar y dar ánimos a los jóvenes, que son los que tienen que propiciar el cambio» de la mano de la sociedad y las administraciones. En este punto, Dionisio Cañas hace hincapié en que han hecho partícipes de este proyecto a todos los partidos políticos. Y recuerda, en este sentido, que el libro es fruto de cuatro años de un intenso trabajo que comenzó con el proyecto Tomelloso Cultural, que no pudo seguir adelante por falta de apoyo. «Queda mucho por hacer y no hay que ser cortoplacistas», sentencian los autores.